Saltar al contenido

Nueva clasificación, basada en la evidencia, de la enfermedad venosa oclusiva cavernosa

J Urol. 2016 Oct; 196 (4): 1223-7.

Nueva clasificación, basada en la evidencia, de la enfermedad venosa oclusiva cavernosa.

Pathak RA1, Rawal B1, Li Z1, Broderick GA2.

Información del autor

1 Departamento de Urología, Mayo Clinic, Jacksonville, Florida; Departamento de Investigación en Ciencias de la Salud (BR, ZL), División de Estadística e Informática Biomédica, Mayo Clinic, Jacksonville, Florida.

Departamento de Urología, Mayo Clinic, Jacksonville, Florida; Departamento de Investigación en Ciencias de la Salud (BR, ZL), División de Estadística e Informática Biomédica, Mayo Clinic, Jacksonville, Florida. Dirección electrónica: Broderick.Gregory@Mayo.edu.

Resumen

PROPÓSITO:

El objetivo principal de nuestro estudio fue determinar si un fundamento basado en la evidencia podría clasificar la enfermedad venosa oclusiva cavernosa en disfunción eréctil leve, moderada y severa.

MATERIALES Y MÉTODOS:

Un total de 863 pacientes fueron sometidos a ecografía Doppler dúplex a color entre enero de 2010 y junio de 2013 realizada por un solo urólogo. Se identificó una cohorte de 75 pacientes (8,7%) con diagnóstico de enfermedad venosa oclusiva cavernosa basada en un índice de resistencia unilateral inferior a 0,9 y velocidad sistólica pico derecha e izquierda de 35 cm por segundo o menos, después de estimulación sexual visual. Se evaluó la eficacia del tratamiento con una mediana de seguimiento de 13 meses.

RESULTADOS:

Un total de 75 pacientes con una mediana de edad de 60 años (rango de 19 a 83) y un índice de masa corporal promedio de 26,3 kg / m2 (rango de 19,0 a 39,3) cumplieron los criterios de la enfermedad venosa oclusiva cavernosa. Cuando se subestratificó en térciles, se obtuvieron cortes de índice resistivo, incluyendo enfermedad oclusiva venosa cavernosa leve-81,6 a 94,0, enfermedad moderada-72,6 a 81,5 y enfermedad grave-59,5 a 72,5. Utilizando estos 3 grupos, para las tasas de fracaso de inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (p = 0,017) y los resultados del SHIM (Cuestionario de Salud Sexual para Hombres) (1 a 10 vs 11 a 20, p = 0,030) existieron diferencias estadísticamente significativas para la enfermedad oclusiva venosa cavernosa leve, moderada y severa. En relación a la satisfacción del tratamiento también existieron diferencias estadísticamente significativas. La colocación de prótesis de pene fue más común entre pacientes con disfunción eréctil y enfermedad oclusiva venosa cavernosa más severa.

CONCLUSIONES:

Nuestro análisis retrospectivo apoya una correlación entre la tasa de fracaso del inhibidor de la fosfodiesterasa tipo 5, la puntuación del cuestionario SHIM y la tasa de intervención quirúrgica utilizando valores del índice resistencia. Nuestros datos sugieren además que una clasificación de la enfermedad venosa oclusiva cavernosa basada en la evidencia por ecografía Doppler color es posible y puede seleccionar a los pacientes para la colocación de una prótesis de pene.

Copyright © 2016 American Urological Association Educación e Investigación, Inc.

Publicado por Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

PALABRAS CLAVE:

Impotencia, vasculogénico; pene; Inhibidores de la fosfodiesterasa 5; Fracaso del tratamiento; Ultrasonografía, Doppler, color

PMID: 27164516

Comentario editorial: La etiología de la DE puede clasificarse en causas psicógenas, neurogénicas, hormonales y / o vasculogénicas. La DE vasculogénica representa entre el 60% y el 80% de todos los casos y puede subclasificarse en insuficiencia arterial, enfermedad venosa oclusiva cavernosa o una combinación de ambas. En este destacable trabajo sus autores intentan proporcionar y justificar clínicamente una nueva clasificación, basada en la evidencia, de la enfermedad venosa oclusiva cavernosa en leve, moderada y severa. Recalcan que el análisis de la ecografía Doppler color puede distinguir con precisión la arteriogénesis de la enfermedad venooclusiva, requiriendo menos tiempo y menos equipo especializado que la cavernosometría y cavernosografía. Según los resultados que presentan existiría una correlación entre la tasa de fracaso del iPDE 5, la puntuación del SHIM y la tasa de intervención quirúrgica, protésica utilizando valores del índice resistencia. Entre las limitaciones del presente estudio destaca que ninguno de los hallazgos Doppler se confirmaron con cavernosografía y cavernosometría.

José María Lozano-Blasco

Urólogo. FECSM

Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología

UGC de Urología-Nefrología

HHUU Virgen del Rocío. Sevilla

jmlozanoblasco@gmail.com