Saltar al contenido

La pasada Reunión del Grupo de Andrología tuvo lugar en febrero en Sevilla y fue organizada conjuntamente por los Dres. Natalio Cruz (Hospital NISA Aljarafe) y José María Lozano (Hospital Universitario Virgen del Rocío).

En esta edición se revisaron las últimas novedades de las patologías que conforman la entidad de nuestra subespecialidad, además de presentarse diversas comunicaciones y vídeos que hacen intuir las distintas líneas de investigación que se están desarrollan en la actualidad en los distintos hospitales nacionales.

Para una mayor claridad, expongo los distintos temas y las principales novedades a modo esquemático.

  • Enfermedad de La Peyronie (EP)
    • Se presentaron los datos del Registro Nacional de Peyronie registrados hasta el momento (Dr. Peinado). Entre los datos más relevantes destaco que sólo el 42% de los pacientes es diagnosticado en fase aguda, sólo el 55% es estudiado con una ecografía peneana, los extensores se emplearon en un 61%, la colagenasa en un 53%, y que sólo el 19% de los pacientes con EP termina siendo intervenido. El cierre del registro está planteado para junio 2019.
    • El empleo de la ecografía fue valorado dentro del manejo de la EP (Dr. García Gómez). Además de la importancia del estudio vascular del pene, existen características propias de la EP tales como el engrosamiento de túnica albugínea (≥2mm), la fibrosis septal y de los cuerpos cavernosos y la calcificación de la placa, que pueden resultar útiles para establecer un protocolo terapéutico individualizado para cada paciente (colagenasa, parche, implante de prótesis).
    • En relación al tratamiento médico de la EP no parece haber novedades (Dr. Celada). La evidencia no es suficiente para recomendar el empleo del tratamiento oral, la ESWT se puede emplear para mejorar el dolor en la fase aguda pero no tiene efectividad sobre la curvatura y la terapia de tracción es útil como medida de soporte aunque son necesarios más estudios.
    • La colagenasa de Clostridium Histolyticum (CCH) se establece como tratamiento para la EP (Dr. Isa). Los criterios para su empleo son una curvatura ≥30o, placa palpable no extensamente calcificada de localización dorsal y lateral y en enfermedad estable ≥3 meses. El empleo adecuado de un extensor peneano durante 4h/día podría ayudar a reducir el número de ciclos de CHH según el protocolo del Hospital 12 de Octubre. La técnica de “tuneling” o perforación múltiple de la placa con aguja (21G) previa a su aplicación parece mejorar discretamente los resultados en comparación con la técnica clásica (Dr. Martínez-Salamanca).
    • En relación al tratamiento quirúrgico se repasaron las distintas opciones para pacientes con EP (Dres. Fernández-Pascual, Romero, Sarquella, Fraile y Torremadé). El punto de inflexión en estos pacientes es saber indicar entre una cirugía con parche sin prótesis o con prótesis de pene. Conocer el estado vascular del pene mediante ecografía doppler y los factores cardiovasculares del paciente pueden ayudar a tomar esta decisión. Un abordaje más arriesgado, pendiente de resultados con un mayor número de pacientes, es el implante de prótesis maleable en pacientes con función eréctil conservada, incurvación moderada – grave y pene relativamente corto (<10cm), con el objetivo de enderezar, preservar la funcionalidad el tejido eréctil y evitar un acortamiento severo (Dres. Fraile y Martínez-Salamanca).
  • Déficit de testosterona
    • El escenario actual del hiponadismo puede ser muy variado (Dr. García Cruz). En varias guías clínicas se aconseja el cribado oportunístico de los niveles de testosterona, como en diabéticos o en pacientes con apnea del sueño. Sin embargo, no debemos estar ausentes ante la problemática del empleo de la testosterona con fines no terapéuticos, ya que se estima que el 10% de los usuarios de gimnasios la emplean de manera recreativa.
    • Desde el punto de vista del urólogo (Dr. Garrido), el tratamiento con testosterona mejora la disfunción eréctil a más largo plazo en relación con la mejora en la libido, no empeora los síntomas prostáticos, aunque no existen datos en pacientes con síntomas severos, y en pacientes con cáncer de próstata, si el tratamiento ha sido curativo o se opta por la vigilancia activa no ha demostrado un mayor riesgo de recidiva bioquímica en el seguimiento.
    • Desde el punto del endocrinólogo (Dr. Aller), el enfoque fue más centrado en el diagnóstico etiológico correcto y en el manejo conservador del hipogonadismo. En valores límite y en pacientes con obesidad o diabetes es útil emplear la testosterona libre calculada en función de la SHBG. La terapia con testosterona es segura y eficaz si la testosterona está realmente baja y hay síntomas. Aún está por definir el papel de la testosterona en el tratamiento de ciertas comorbilidades.
    • En relación a las distintas formulaciones de testosterona disponibles en España (Dr. García-Baquero) podemos concluir que no existe una preparación superior a otra, la decisión de una formulación debe ser tomada conjuntamente por el paciente y el médico, las formulaciones en gel son las más adecuadas para el inicio de la terapia hormonal sustitutiva, sobre todo en pacientes con mayor riesgo de efectos adversos, como los de mayor edad, los obesos y aquellos con un nivel de testosterona más próximo a la normalidad, y que las formulaciones de larga duración son las más adecuadas para el mantenimiento, sobre todo en pacientes jóvenes, donde la adherencia al tratamiento es fundamental.
  • Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS)
    • Desde el punto de vista del dermatólogo (Dra. Comunión) la epidemiología es básica para el manejo de las ETS, teniéndose en cuenta que el aumento de la incidencia de sífilis y gonorrea en España es alarmante, y que el manejo de las misma debe seguir las recomendaciones de las 2 guías clínicas de referencia, las “STI Treatment Pocket European Guidelines 2018” y las “Sexually Transmitted Diseases Treatment Guidelines 2015”
    • Desde el punto de vista del urólogo (Dr. Peinado), se destaca la poca formación y conocimiento, dejándose sin diagnosticar muchas ETS, planteándose la posibilidad de crear unidades de referencia para el manejo de estas patologías cada vez más prevalentes.
    • En relación a la infección del VPH (Dr. Cruz) lo que deberíamos saber es que es la ETS más frecuente de todas, es vital una exploración minuciosa (peniscopia), es fundamental la biopsia para el diagnóstico y el tipaje, entre los tratamientos el láser y la crioterapia son las mejores opciones, el empleo de las vacunas en hombres es controvertido y destacar en la información a los implicados que en el 90% de los casos la infección es autolimitada.
  • Fertilidad
    • La preservación de la fertilidad en pacientes pediátricos es viable (Dr. Bassas). Mediante la identificación de células espermatogónicas primordiales con marcadores, el cultivo de éstas se puede mantener estable durante semanas. El autotrasplante de suspensiones celulares funciona en modelos animales, sin embargo, el cultivo de fragmentos de órganos parece menos efectivos. El riesgo potencial de alteraciones epigenéticas, el riesgo de trasformación maligna y los interrogantes bioéticos son retos a los que la medicina reproductiva deberá hacer frente en el futuro.
    • En la era del ICSI es evidente un descenso en los procedimientos uro-andrológicos (Dr. Viladoms). Es vital mantener el hábito quirúrgico-microquirúrgico, limitando las pruebas innecesarias y optando por el procedimiento más sencillo. En este sentido, en pacientes adolescentes la varicocelectomía subinguinal microquirúrgica se postula como la técnica de elección pese a que no se puedan establecer indicaciones claras (Dr. Luján). El volumen testicular, el estadio Tanner, la ecografía doppler (pico de flujo retrógrado) y los niveles hormonales parecen claves a la hora de establecer un protocolo terapéutico y de seguimiento.
    • Existen pocos estudios comparativos entre las técnicas ICSI con espermatozoides de semen y espermatozoides testiculares en pacientes con criptozoospermia, sin embargo, los datos actuales concluyen que el uso de espermatozoides testiculares ofrece una mayor tasa de embriones tipo A, implantación y embarazo, sin observarse diferencias en la tasa de fecundación (Dr. Simón). Los espermatozoides de epidídimo podrían ser una alternativa en estos pacientes.
  • Disfunción eréctil (DE)
    • En relación la disfunción eréctil tras prostatectomía radical (Dr. Medina), la literatura hasta la fecha demuestra que los resultados son mejores en el abordaje robótico. Pese a ello, es necesario contextualizar en casa caso ya que los resultados dependen directamente del perfil de paciente intervenido (edad, características del tumor, situación basal y comorbilidades) para no generar falsas expectativas. Otro aspecto importante en relación a los resultados funcionales sexuales tras la cirugía es la climacturia (Dra. Parra) cuya prevalencia es elevada, aunque generalmente su severidad es leve. Dependiendo de la severidad y del impacto sobre la calidad, la climacturia puede abordarse con medidas conservadoras o incluso mediante cirugía combinada para la DE y la incontinencia urinaria, ya que ningún tratamiento farmacológico puede ser recomendado actualmente.
    • La terapia con ondas de ondas choque aún es un tratamiento cuestionable (Dr. Campos). Los ensayos y consecuentes metaanálisis publicados reflejan múltiples pautas de tratamiento y generadores. Son necesarios más estudios de buena calidad, sin embargo, parece que hay poblaciones donde los resultados pueden ser más favorables, como trasplantados renales o en tras fracaso a IPDE5. La recomendación para su empleo según Guías Clínicas es débil.
    • El tratamiento combinado de IPDE5 con alprostadil tópico se establece como opción terapéutica tras fracaso a la monoterapia con IPDE5 o alprostadil (Dr. Moncada). El beneficio adicional sinérgico proporciona un complemento útil para su uso terapéutico sin que el riesgo potencial de efectos secundarios aditivos afecte al cumplimiento.
    • La repercusión de los inhibidores de la 5-alfa-reductasa en la esfera sexual está ligada principalmente a la disfunción eyaculatoria (Dr. Cruz). Con el tratamiento se produce un empeoramiento en los cuestionarios de actividad sexual, deseo sexual y satisfacción, sin embargo, estos cambios son moderados y quizá carezcan de relevancia clínica.
  • Otro aspecto novedoso de la reunión fue la mesa de debate dedicada al papel de la enfermería en la Andrología, donde a modo de coloquio, se discutió sobre la variabilidad de funciones que puede desempeñar la enfermería en actividades como la escalada de dosis en las autoinyecciones, en el empleo de dispositivos de tracción, vacío y prótesis, en la aplicación de tratamientos (CHH, ESWT) y en los cuidados pre y postoperatorios de las diferentes cirugías andrológicas.
  • Entre las comunicaciones más destacadas, es conveniente citar por su originalidad a las siguientes.
    • Análisis de la calidad de la información sobre disfunción eréctil en Youtube (Dr. Mazuecos, Hospital Virgen del Rocío)
    • Estudio piloto acerca del paciente experto como fuente de información a pacientes que requieren una prótesis de pene (Dr. Luján, Hospital Universitari i Politécnic La Fe)
    • Implante de prótesis de pene en régimen de cirugía mayor ambulatoria: nuestra experiencia inicial (Dr. Ferrreiro, Hospital Universitario de Bellvitge)
  • Por último, se hizo entrega al “Premio a su Carrera Andrológica” al Dr. Ignacio Moncada Iribarren. Premio más que merecido que fue entregado por los Dres. Martínez-Salamanca y Romero que exaltaron su vocación docente y su papel activo dentro de las distintas sociedades nacionales e internacionales.

Durante el pasado Congreso de la Sociedad Europea de Medicina Sexual (ESSM) tuvieron lugar varias ponencias dentro del encuentro de la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA)y la Sociedad Portuguesa de Andrología (SPA).

El Dr. Louro estableció un interesante debate sobre el futuro del cromosoma Y. Expuso varios argumentos a favor de su desaparición en un futuro: mayores tasas de variación y mutación además de evidencias en el reino animal de su degradación y desaparición en algunos mamíferos. Sin embargo, su mantenimiento durante millones de años, que no haya perdido genes desde que evolucionó a cromosoma sexual y la adicción de al menos 8 genes desde entonces, van en contra de su desaparición.

El Dr. Mejide Rico expuso las últimas evidencias en cuanto al tratamiento de la disfunción eréctil usando células madre. La capacidad de las células madre mesenquimales para migrar a sitios de daño tisular atravesando el endotelio (quimitaxis) las hacen ser muy prometedoras terapéuticamente. Destacó la reciente publicación del Dr. Castiglione; que en un modelo de Peyronie en ratas, previene la fibrosis mediante la inyección intratúnica de la fracción vascular del estroma adiposo en la fase aguda. Sin embargo, concluyó resaltando la ausencia de evidencia respecto al uso que hoy en día están teniendo para la disfunción eréctil y el desconocimiento de sus efectos a medio y largo plazo.

También hubo una mesa redonda para tratar falta de satisfacción con el tamaño del pene. Comenzó el Dra. Hester Pastoor exponiendo la poca información real que tienen los pacientes de lo que se considera un tamaño normal debido a la información de internet y a la pornografía. Esta sexóloga resumió la evidencia publicada destacando que la mayoría de los penes en erección se acercan a la medie de 14 cm, independientemente de su tamaño en flacidez, que en los estudios de satisfacción en mujeres estas valoran significativamente más el grosor que la longitud y que aproximadamente el 70% no lo consideran importante en sus relaciones.

El Dr. Abdel Raheem le dio importancia a la exploración y la realización de cuestionarios de cara a realizar el mejor consejo psicosexual en este tipo de pacientes, distinguiendo entre dismorfofobia y micropene. Del tratamiento no quirúrgico hablo la Dra. Gregory dejando clara la escasa eficacia de los dispositivos de tracción que ronda entre los 0,3 y 1,8 cm de ganancia. Finalmente, el Dr. Giulio Garaffa repasó el tratamiento quirúrgico. Resaltó que tras el corte del ligamento suspensorio del pene es importante interponer algo para que no se produzca fibrosis, prefiriendo él una prótesis testicular. Advirtió sobre el peligro que supone la técnica de Perovic con respecto a la necrosis de glande por lesión de las bandeletas neurovasculares para una ganancia escasa (2-4cm). Explicó los trabajos de Rolle et al. y Montorsi et al. sobre la técnica de “sliding” y la de “multiple relaxing incisión”. Comparándo ambos trabajos la ganancia de longitud es similar (3.1cm) pero con las incisiones múltiples se evita el riesgo de necrosis al ser menos agresiva con la bandeleta. Con respecto a las técnicas de ensanchamiento destacó como superiores las técnicas que utilizaban grasa autóloga (inyectada o colgajo) frente a las inyecciones de agentes artificiales.

Se realizó una sesión de debate acerca del síndrome postfinasteride. El Dr. Cosimo Melcangi concluyó que existe un subconjunto de pacientes que experimentan disfunción sexual y sintomatología ansiosa/depresiva incluso después de dejar el tratamiento. Se puede deber a la disminución de los esteroides neuroactivos que produce el finateride y que en modelos experimentales se han relacionado con esta sintomatología. En cambio, el Dr. Zitzmann puso de manifiesto lo contradictorio de los estudios realizados (eg. Wilcox et al. Favila et al.) y la importancia del efecto nocebo en estos casos.

El Dr. Nim realizó, dentro su “master lecture”, un pormenorizado repaso histórico de todas las técnicas quirúrgicas de faloplastia. Define como la mejor técnica aquella que se haga en un paso, ocasione mínima morbilidad, permita la micción de pies, buena función sexual, buena sensibilidad y buen resultado estético. La técnica que más se acerca, en su opinión, actualmente es la del colgajo de antebrazo “cricket bat” (Gottiliev & Levine et al.) aunque precise de varias cirugías, superando al colgajo antero lateral de muslo y al de dorsal ancho que asocian mayor comorbilidad, sensibilidad y peores resultados estéticos.

El Dr. Wilson dirigió una sesión sobre cirugía protésica de pene. El Dr. Osmonov defendió el uso del reservorio ectópico como técnica fácil y segura sobretodo para pacientes con antecedentes de cirugía pélvica ya que no se han evidenciado mayores complicaciones postoperatorias.  Para el tratamiento de la Climacturia (20-45% tras prostatectomía) el Dr. Van Rentergeghem presentó el “Mini Jupette”, un cabestrillo transcavernoso que, colocado junto con la prótesis, cuando se inflan los cilindros, consigue colapsar la uretra y evitar la pérdida de orina. Parece una técnica prometedora, aunque se necesitan más y mayores estudios prospectivos que la avalen. El Dr. Silman defendió la colocación laparoscópica simultánea del reservorio en pared abdominal al mismo tiempo que la prostatectomía robótica. Se basa en el estudio de Doron S. que recoge 2687 pacientes, a 447 de los cuales se les implantó mediante esta técnica sin producirse ninguna complicación.

En una mesa redonda sobre los extensores de pene en nuestra práctica clínica el Dr. Sedigh destacó que curiosamente, aunque no se han logrado alargamientos significativos con el vacuum sin embargo el 30% de los pacientes estuvieron satisfechos con el tratamiento (Mohammad Kazem et al.). Los extensores de pene si han demostrado un aumento de longitud (+2,3 cm) (Gontero et al.) aunque la adherencia es baja debido a la incomodidad producida. El uso de anillos penoescrotales en combinación con inhibidores de la 5 fosfodiesterasa (Kevan et al.) y la toxina botulínica para la retracción peneana (Shaeer et al.) podrían alargar el pene en pacientes seleccionados. El Dr. Torremadé repasó la evidencia científica existente con extensores de pene en la enfermedad de Peyronie. Concluyó que es un tratamiento no invasivo y no muy costoso, indicado para pacientes motivados, que deben usarlo al menos 4 horas al día para que sea efectivo, que funciona mejor combinado con otros tratamientos (inyecciones de verapamilo, colagenasa…) y que debemos ajustar las expectativas de los pacientes a la realidad. El Dr. Bettochi disertó acerca del acortamiento peneano tras prostatectomía radical. En base a la literatura previa existen varias maneras de prevenirla: la preservación de las bandeletas, vacuum, tadanafilo diario, rehabilitación peneana, extensores de pene y la cirugía simultánea con implante de prótesis de pene. Como conclusiones establece que el acortamiento se debe a la hipoxia, la denervación y el crecimiento temprano de las fibras simpáticas que generan retracción (Eyrlet et al.), al depósito de colágeno y la fibrosis. Además, señala que el acortamiento tiende a desaparecer a los doce meses postoperatorios y establece unos factores predictivos basados en: función eréctil preoperatoria, IMC, preservación de bandeletas y la terapia de deprivación androgénica neoadyuvante.

En una mesa redonda moderada por el Dr. Moncada se debatió acerca de la función sexual en pacientes con cáncer de próstata. La ansiedad ante el diagnóstico parece ser un factor importante, pero disminuye con el tiempo en los paciente en vigilancia activa (Karim et al.) Centrándose en los pacientes con prostactectomía radical el Dr Fode explicó que el papel de la rehabilitación peneana aún no está muy claro, ya que abundan los estudios contradictorios. El Dr. Incronni resume, que tras radioterapia, la incidencia de disfunción eréctil es del 40%, estableciéndose en 1-3 años. Esto se debe al daño endotelial que produce una insuficiencia arterial cavernosa y a las alteraciones estructurales del músculo liso.

En otra mesa redonda moderada por el Dr. García Vaquero el Dr. García Gómez disertó acerca de las complicaciones tras cistectomía y cirugía rectal. Resaltando la disparidad de resultados y la heterogeneidad de los estudios, que queda supeditada a la diferente habilidad de cada cirujano. Es necesario estandarizar la evaluación de la disfunción eréctil postquirúrgica en las diferentes especialidades. Existe una tendencia de mejorar, sobre todo en los pacientes más jóvenes, los resultados funcionales desarrollando técnicas menos agresivas, pero muchas aún están en etapa experimental y se necesitan más estudios que confirmen igualmente el buen resultado oncológico, sobre todo a largo plazo, en estos casos.

El Dr. Angulo Frutos expuso un interesante trabajo de ciencia básica sobre la modificación que ejerce la edad, mediante los canales de Orai, en el tono contráctil del cuerpo cavernoso, tanto en el de ratas como en el de los humanos. La hiperactividad de estos canales, que aumentan la contractilidad del músculo liso del cavernoso, aumenta con la edad. Probablemente se deba en concreto al aumento del subtipo 3, que se activa independientemente de las reservas de calcio en el músculo. Esto lo puede situar como una buena diana terapéutica en la disfunción eréctil.

También hubo una mesa redonda sobre Hipogonadismo. Primero, el Endocrinólogo Dr. Limoncin tras repasar las diferentes guías criticó que, aunque la mayoría nos recomiendan a informar y discutir con los pacientes los posibles riesgos del tratamiento con testosterona, en general la mayoría no existen o no han sido bien estudiados; por lo que concluye que las guías deberían estar menos legalmente orientadas y más orientadas a nuestros pacientes. El Dr. Tripodi destacó que en Estados unidos se trata a mucha más gente con testosterona de la que, curiosamente, se diagnostica de hipogonadismo. También remarcó que no se debería usar el tratamiento con testosterona en pacientes mayores de 65 años si carecen de sintomatología asociada a su hipogonadismo. Finalmente, el Dr. Salonia comparó todas guías y presentó las recomendaciones de la ISSM sobre hipogonadismo.

Para terminar el Dr. Martínez- Salamanca dio una excelente ponencia sobre los diferentes protocolos de colagenasa intralesional para el tratamiento de la enfermedad de Peyronie. Presentó su propio protocolo y su técnica para inyectar la colagenasa, el “tunnelling”. Consiste precisamente en crear varios túneles en la placa lesional para aplicar en ellos el fármaco. Concluye recordando lo importante de seleccionar bien los pacientes, darles unas expectativas reales y animando a que se investigue y se realicen modificaciones del protocolo original, en la búsqueda de reducir la curvatura y aumentar la satisfacción de nuestros pacientes.

Manuel Alonso Isla
Médico Adjunto Unidad de Andrología, Servicio de Urología.
Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid.

doi: 10.1210/jc.2018-01452

J Clin Endocrinol Metab, February 2019, 104(2):423–432

La vasectomía es el método anticonceptivo más eficaz que existe en el varón, pero se trata de un método quirúrgico y potencialmente irreversible. Durante años se ha tratado de desarrollar métodos anticonceptivos basados en testosterona en cualquier de sus formulaciones con o sin progestágenos. Desgraciadamente, no disponemos en la actualidad de un tratamiento oral seguro y eficaz.

En el presente articulo se presentan los resultados de un estudio fase 1b que pretende analizar la seguridad, tolerabilidad, farmacocinética y farmacodinámica del tratamiento con Undecanoato de  Dimethandolona (DMAU) vía oral. El DMAU (7a,11bmethyl–19-nortestosterone undecanoate) es una molécula con efecto androgénico y progestágeno que no se aromatiza o se reduce a 5alfa in vivo, con lo que se trataría de una andrógeno “prostate-sparing”.  Para ello desarrollan un estudio, placebo-control, randomizado y doble ciego en 82 varones sanos de 18 a 50 años comparando dosis de 0, 100, 200 y 400mg cada 24h durante 28 días.

Durante el estudio no se reportaron efectos adversos graves ni cambios en los parámetros de seguridad analíticos en cualquiera de las dosificaciones testadas. Los pacientes con dosis iguales o superiores a 200mg presentaron una supresión estadísticamente significativa (p=0.001) de los valores plasmáticos de testosterona (<50ng/dL), LH y FSH (<1.0 UI/L). Todo ello sin experimentar efectos compatibles con un déficit androgénico agudo (no impacto en el deseo sexual, frecuencia coital, calidad eréctil y estado de ánimo global). A pesar de que no se consiguen cambios en el seminograma, éste no era el objetivo principal del estudio, pues dado que se requieren 72 días para completar la espermatogénesis, se precisa de un tratamiento más largo para conseguir la supresión de la espermatogénesis.

Se trata de una molécula en su desarrollo inicial, con resultados prometedores, pero deberemos esperar a los resultados de los estudios en fases más avanzadas.

Josep Torremade Barrena
Urólogo.
Responsable de la unidad de andrología del Hospital Universitario de Bellvitge.
Jefe de servicio de Andrologia. Barcelona. Centro Médico Teknon. Barcelona

https://doi.org/10.1016/j.urology.2018.10.033

UROLOGY

La prostatectomía radical en cualquiera de sus formas (abierta, laparoscópica o robótica) es una intervención comúnmente indicada en pacientes con cáncer de próstata clínicamente localizado y una esperanza de vida mínima de 10 años. Pero esta intervención puede originar secuelas específicas del tratamiento que afectan a la calidad de vida. La disfunción eréctil y la incontinencia urinaria son las que frecuentemente se presentan en el postoperatorio siendo en algunos casos persistentes y refractarias al tratamiento médico. Afortunadamente, en este escenario la cirugía protésica presenta unos excelentes resultados, mejorando la calidad de vida de estos pacientes.

En el presente estudio se estudia el impacto del tratamiento simultáneo con prótesis de pene y esfínter urinario artificial en las complicaciones peroperatorias y la supervivencia mecánica a largo plazo de ambos dispositivos.

Para ello se realiza una revisión en la base de datos del SEER-Medicare de los pacientes mayores de 65 años con antecedente de prostatectomía radical entre 2002 y 2016. Entre ellos se seleccionan los pacientes que posteriormente requirieron un implante de prótesis de pene y esfínter urinario artificial en el mismo acto quirúrgico. Para la supervivencia mecánica se analizan los códigos de retirada, recambio o reparación del material protésico y para las complicaciones postoperatorias los códigos del ICD-9 usados en los 90 días posteriores al implante simultáneo.

Un total de 37.599 hombres se sometieron a una prostatectomía radical, requiriendo un esfínter urinario posterior 793 (2,1%), una prótesis de pene 644 (1,7%) y un doble implante simultáneo 62 (0,2%). Los pacientes que requirieron doble implante fueron estadísticamente más jóvenes (68,8 vs 70,2 años; p=0,03) pero con un índice de comorbilidad, grado tumoral y antecedente de radioterapia previa similares. La incidencia de complicaciones entre los 30-90 días fueron similares en los 3 grupos. La supervivencia a largo plazo según análisis de Kaplan-Meier fueron también similares con una media de seguimiento de 61 meses. Por lo tanto, concluyen que el implante doble simultáneo tiene unos resultados quirúrgicos similares al implante de cada uno de los dispositivos por separado.

En la mayoría de los casos de incontinencia severa refractaria se presenta también disfunción eréctil. Pero en este escenario, muchos pacientes tienen preferencia por resolver su problema de incontinencia y posponer el tratamiento de la disfunción eréctil. Esto conlleva un aumento de los costes y a diferir la resolución definitiva de las secuelas funcionales de la prostatectomía radical. En vista a los resultados del presente estudio deberíamos ofrecer el implante doble simultáneo pues se trata de una opción segura y eficaz.

Josep Torremade Barrena
Urólogo.
Responsable de la unidad de andrología del Hospital Universitario de Bellvitge.
Jefe de servicio de Andrologia. Barcelona. Centro Médico Teknon. Barcelona

https://doi.org/10.1016/j.urology.2018.07.070

UROLOGY

La urología es una especialidad médicoquirúrgica que está en constante desarrollo y con un futuro más que prometedor. En el presente artículo, se pretende conocer las motivaciones que conducen a la elección de la especialidad y sus subespecialidades. Dado que la andrología, la salud del hombre y la urología reconstructiva son parte de nuestra especialidad, es interesante conocer cuales son las principales preferencias para su elección.

Para el presente estudio se realiza una encuesta anónima a las personas que solicitaron plaza de urología en la Universidad de Florida durante el 2017-2018. La encuesta incluía datos demográficos, factores motivacionales, planes de formación fellowship y preferencias de práctica clínica tras la residencia.

Respondieron a la encuesta un total de 151 médicos con una edad media de 26,9 años. Los hombres tienen un mayor interés en investigación clínica, cáncer, salud del hombre y tecnología aplicada a la cirugía mínimamente invasiva. Por el contrario, las mujeres tienen un mayor interés en salud pública y un equilibrio entre medicina y cirugía. En cuanto a las preferencias de fellowships, los hombres tienen mayor preferencia para la oncología urológica y la endourología. Las mujeres, por el contrario, tienen mayor preferencia para la cirugía pélvica y reconstructiva femenina, la reconstructiva urogenital, la andrología y medicina sexual y la urología pediátrica.

Por lo tanto, parece que tal y como está sucediendo en todas las especialidades, la presencia de la mujer en el campo de la andrología previsiblemente aumentará en los próximos años.

También en el estudio analizan cual es el escenario laboral que prefieren y el salario deseable. El 71.5% consideran que una carga de trabajo entre las 51-70 horas semanales es lo deseable, con un máximo de 4 guardias mensuales. En referencia al salario, consideran inicialmente aceptable un salario entre 200.000 y 400.000$ anuales.

Dejo a la interpretación de cada uno si las preferencias y expectativas se ajustan a la realidad de nuestro escenario.

Josep Torremade Barrena
Urólogo.
Responsable de la unidad de andrología del Hospital Universitario de Bellvitge.
Jefe de servicio de Andrologia. Barcelona. Centro Médico Teknon. Barcelona

J Sex Med. 2019 Apr;16(4):522-530.
Liu Q, Li S, Zhang Y, Cheng Y, Fan J, Jiang L, Li S, Tang Y, Zeng H, Wang J, Zhu Z.

Resumen

INTRODUCCIÓN:

Aunque las directrices de la Asociación Americana de Urología y la Asociación Europea de Urología no consideran el tratamiento quirúrgico para la eyaculación precoz (EP), el uso de la neurectomía dorsal selectiva (SDN) ha aumentado durante muchos años en los países asiáticos.

OBJETIVO:

Evaluar las bases anatómicas y el efecto clínico de la SDN en pacientes con EP en China continental.

MÉTODOS:

Todos los pacientes incluidos en el estudio tenían prepucio redundante, y se asignaron a 2 grupos: grupo 1, compuesto por 46 pacientes con prepucio redundante, y grupo 2, compuesto por 96 pacientes con prepucio redundante y EP. Los pacientes del grupo 2 se clasificaron al azar en el grupo 2a (n = 48) y el grupo 2b (n = 48).

LAS PRINCIPALES MEDIDAS:

El número de ramas del nervio del pene dorsal se comparó entre el grupo 1, el grupo 2a y el grupo 2b. El tiempo de latencia eyaculatoria intravaginal preoperatoria y postoperatoria (IELT), la versión de 5 ítems del Índice internacional de función eréctil, la herramienta de diagnóstico de eyaculación precoz y las complicaciones postoperatorias se compararon entre el grupo 2a y el grupo 2b.

RESULTADOS:

Los pacientes en el grupo 2 tenían un mayor número de ramas del nervio del pene dorsal de 1-2 mm de diámetro, ≥2 mm de diámetro y ramas totales que el grupo 1. El IELT postoperatorio del grupo 2a (257.7 ± 205.7 segundos) fue más largo que el del grupo 2b (49.3 ± 26.1 segundos). El grupo 2a tuvo más control de la eyaculación y puntuaciones más bajas en la herramienta de diagnóstico de eyaculación precoz que el grupo 2b después de la cirugía (p <0,001). No observamos entumecimiento permanente en el glande, infección de la herida o hematoma en ningún paciente.

IMPLICACIÓN CLÍNICA:

La SDN es un tratamiento eficaz para pacientes con EP primaria que tuvieron una respuesta pobre o que rechazaron la medicación oral.

FUERZA Y LIMITACIONES:

Este estudio tiene algunas fortalezas. Primero, el estudio realizó una comparación exhaustiva basada tanto en el número de ramas del nervio del pene dorsal como en el efecto. En segundo lugar, se utilizó un diseño de ensayo controlado aleatorio para la evaluación de la SDN. También posee una limitación: no determinamos cuántos nervios dorsales deben resecarse selectivamente para que cada persona logre una prolongación óptima de IELT.

CONCLUSIÓN:

Las ramas del nervio dorsal del pene de pacientes con EP primaria son más y de mayor grosor que las de aquellos que no la sufren, y la SDN es efectiva para mejorar la EP primaria mediante la prolongación de IELT y el control de la eyaculación, con pocas complicaciones postoperatorias.

PALABRAS CLAVE:

Neurectomia del nervio dorsal del pene; Eyaculación precoz

PMID: 30935469

Comentario editorial: Los hombres con eyaculación precoz (EP) parecen tener una respuesta sensorial anormalmente aumentada a la estimulación del pene. Por lo tanto, es razonable proponer que se puede lograr un retraso de la eyaculación si se puede reducir dicha respuesta sensorial. Existen varios estudios que sugieren que un numero excesivo de ramas del nervio dorsal del pene puede tener un impacto en la EP primaria, al aumentar la sensibilidad. Estos resultados mostraron que la neurectomia dorsal selectiva (NDS) se podría utilizar como un método eficaz para tratar la EP. Los autores de este trabajo pretendían evaluar las bases anatómicas y el efecto clínico de la NDS en pacientes con EP primaria. A excepción del dolor postoperatorio de la herida, no se observaron otras complicaciones. Llegaron a la conclusión de que las ramas del nervio dorsal del pene de pacientes con EP primaria son más y de mayor grosor, siendo la NDS efectiva para mejorar la EP primaria mediante la prolongación del IELT. La principal limitación del estudio radica en que no se determinó cuántos nervios dorsales deben resecarse selectivamente para que cada paciente logre una prolongación óptima del IELT. La resección de demasiados nervios dorsales puede conducir al riesgo de una pérdida excesiva de sensibilidad del pene y, en consecuencia, a la disfunción eréctil. Por tanto se necesitarían más estudios para aclarar la correlación entre el número de nervios dorsales resecados y la prolongación del IELT.

José María Lozano-Blasco
Urólogo. FECSM
Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología
UGC de Urología-Nefrología
HHUU Virgen del Rocío. Sevilla
jmlozanoblasco@gmail.com

J Sex Med. 2019 Apr;16(4):596-601.
Le BV, McVary KT, McKenna K, Colombo A.

Resumen

INTRODUCCIÓN:

Describimos una nueva prótesis de pene fisiológica que utiliza propiedades de una aleación con memoria de forma para imitar la transición entre un pene flácido y erecto usando inducción magnética en lugar de presión hidráulica.

OBJETIVO:

Evaluar los parámetros de inducción magnética para activar una prótesis de pene de una aleación con memoria de forma.

MÉTODOS:

Prototipamos un cilindro de prótesis de pene implantable utilizando tubos de aleación de níquel-titanio con ajuste de temperatura, cortados con láser según las especificaciones. Luego se probó el dispositivo implantado en un modelo de tejido animal y en tejido de cadáver. La prueba consistió en colocar el dispositivo desactivado en su estado más maleable y comprimido, luego activarlo con una varilla de inducción externa mientras se miden los cambios de temperatura que ocurren en la superficie del dispositivo, dentro del tejido y en la superficie de la piel.

LAS PRINCIPALES MEDIDAS:

Nuestras principales medidas de resultado fueron la eficacia de la activación y la seguridad térmica de este enfoque.

RESULTADOS:

Usando un inductor magnético de mano, pudimos activar con éxito la prótesis peneana SMA sin contacto directo en menos de 45 segundos. Esta varita de mano produjo un campo magnético que penetró en el tejido y causó el cambio de fase apropiado dentro de la prótesis. La temperatura del tejido (sondas medias y superficiales) en el modelo de tejido animal aumentó solo unos pocos grados centígrados durante el proceso de activación, y nunca excedió los 28 grados centígrados desde una línea de base a temperatura ambiente de 25 grados centígrados. Encontramos resultados similares sin un cambio notable en la temperatura del tejido en las pruebas de cadáveres. El dispositivo completamente activado resistió fuerzas de flexión de 2.66 kgf ± 0.045.

IMPLICACIONES CLÍNICAS:

Esta prótesis no hidráulica con memoria de forma evita las necesidades de depósitos y bombas, y la interacción basada en la varita con el dispositivo puede ser más fácil de usar.

FUERZA Y LIMITACIONES:

Esta tecnología representa un alejamiento fundamental de la prótesis de pene con base hidráulica y tiene propiedades mecánicas similares a las del resto de dispositivos del mercado. Parece mostrar seguridad térmica en ambientes controlados, sin embargo, el uso en el mundo real necesitaría estudios adicionales. Se debe realizar una optimización adicional de los prototipos antes de los ensayos clínicos en humanos.

CONCLUSIÓN:

Una prótesis de pene con memoria de forma es una alternativa prometedora a las prótesis de pene con base hidráulica y se puede activar de forma segura y eficiente mediante la inducción magnética en nuestros modelos de pene humano.

PALABRAS CLAVE:

Biomateriales; Disfuncion erectil; Níquel-titanio; Prótesis de pene; Protesis; Aleaciones de memoria de forma

PMID: 30935471

Comentario editorial: La mayoría de las prótesis de pene que se implantan actualmente utilizan un sistema de reservorio y bomba para activar y desactivar el dispositivo. El uso de un elemento externo para realizar este procedimiento podría reducir los requisitos en relación a la destreza necesaria por parte del paciente, reducir el número de componentes implantados y los riesgos asociados con la técnica quirúrgica. Al externalizar los componentes mecánicos se simplificaría el mecanismo y, posiblemente, se reduciría el riesgo de mal funcionamiento. Los autores de este trabajo presentan un sistema que puede proporcionar la energía necesaria para activar externamente una prótesis de pene con memoria de forma. Tras probarlo en un modelo de pene humano concluyen que puede ser una alternativa prometedora a las prótesis de pene hidráulicas y que se puede activar de forma segura y eficiente mediante la inducción magnética. La simplificación de la técnica quirúrgica, sólo sería necesario el acceso a los cuerpos cavernosos, puede reducir el riesgo de complicaciones relacionados con la colocación del reservorio y la bomba, aumentando asi la cantidad y la seguridad de los implantes que se realizan. Un procedimiento más simple, como el de la colocación de una protesis maleable, pero con la apariencia fisiológica de un implante hidraulico.

José María Lozano-Blasco
Urólogo. FECSM
Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología
UGC de Urología-Nefrología
HHUU Virgen del Rocío. Sevilla
jmlozanoblasco@gmail.com

Eur Urol. 2019 Feb;75(2):221-228.

Capogrosso P, Vertosick EA, Benfante NE, Eastham JA, Scardino PJ, Vickers AJ, Mulhall JP.

Resumen

FONDO:

La última década ha visto varios avances en la técnica de la prostatectomía radical (PR) y los cuidados post-PR que son relevantes para la recuperación de la función eréctil (FE).

OBJETIVO:

Examinamos si estos cambios en la práctica han conducido a mejoras observadas en las tasas de FE a lo largo del tiempo.

DISEÑO, AJUSTE, Y PARTICIPANTES:

Identificamos 2364 pacientes tratados con PR abierta o mínimamente invasiva en un solo centro académico en 2008-2015. Para mitigar la confusión por la curva de aprendizaje quirúrgico, solo se consideraron los pacientes tratados por cirujanos que realizaron al menos 100 procedimientos.

INTERVENCIÓN:

La FE antes y después de la PR fue evaluada por el Índice Internacional de Función Eréctil 6 (IIEF-6), con recuperación definida como IIEF-6 ≥24.

MEDIDAS DE RESULTADO Y ANÁLISIS ESTADÍSTICO:

Analizamos las tasas de recuperación de FE de los pacientes tratados con preservación nerviosa bilateral y sin tratamiento adyuvante / de rescate en el momento de la evaluación de la FE. Los análisis de regresión polinómica local exploraron los cambios en los resultados a lo largo del tiempo. Se utilizaron análisis de regresión lineal y logística para estimar la influencia del año de la cirugía en las variables de referencia y la recuperación de FE.

RESULTADOS Y LIMITACIONES:

Observamos una disminución significativa en el tiempo de las tasas de recuperación de FE tanto a 12 como a 24 meses post-PR (todas p = 0.01). Sin embargo, la edad del paciente en la cirugía aumentó con el tiempo (aumento promedio de 0.5 por año; p <0.01), con un aumento resultante en el riesgo de comorbilidad (razón de probabilidades [OR] = 1.1, intervalo de confianza del 95% [IC]: 1.02-1.15 ; p = 0,008) y, por lo tanto, disminución en la puntuación inicial de IIEF-6 (0,35 puntos por año; p = 0,0003). Después de considerar las características basales y patológicas, la función urinaria y el tipo de cirugía en un análisis multivariable, el año de la cirugía no se asoció con la recuperación de la FE (12mo: OR = 0,97, IC 95%: 0,91-1,03, p = 0,4; 24mo: OR = 0,97; IC del 95%: 0,91-1,03, p = 0,3).

CONCLUSIONES:

Los hallazgos de un centro de gran volumen sugieren que, a pesar de los avances en la cirugía y los cuidados postoperatorios, los resultados de FE después de la PR no han mejorado en la última década. Se requieren estrategias adicionales para mejorar la recuperación de la FE después de RP.

RESUMEN DEL PACIENTE:

La probabilidad de recuperar la potencia después de la cirugía para el cáncer de próstata no mejoró en la última década; se necesitan más esfuerzos para mejorar los cuidados del paciente tras la prostatectomía radical.

PALABRAS CLAVE:

Función eréctil; Índice internacional de función eréctil; Rehabilitación del pene; Cancer de prostata; Prostatectomía radical

PMID: 30237021

Comentario editorial: En la última década se han desarrollado importantes avances en la técnica quirúrgica y en el manejo postoperatorio de los pacientes tratados mediante prostatectomía radical (PR). Recientemente Capogrosso y col. han publicado este análisis retrospectivo que pretendía responder a la pregunta de si dichos avances se han acompañado de alguna mejora en los resultados funcionales de estos pacientes. Los autores identificaron 2364 pacientes tratados con PR en un solo centro académico durante el periedo 2008-2015. Concluyeron que a pesar de la creciente importancia del robot Da Vinci en todo el mundo y los avances en el cuidado postoperatorio, la probabilidad de recuperar la potencia después de cirugía no ha mejorado en la última década. Aunque la preservación de las bandeletas neurovasculares se debería asociar de manera intuitiva con mejores tasas de recuperación de la continencia y de la función eréctil (FE), aún no está claro qué parte de dicho procedimiento desempeña realmente un papel crucial y en qué medida lo hace. Por tanto, se siguen requiriendo estrategias adicionales para mejorar los resultados de FE después de la PR.

José María Lozano-Blasco
Urólogo. FECSM
Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología
UGC de Urología-Nefrología
HHUU Virgen del Rocío. Sevilla
jmlozanoblasco@gmail.com

Eur Urol. 2019 Apr;75(4):615-625.

Omar MI, Pal RP, Kelly BD, Bruins HM, Yuan Y, Diemer T, Krausz C, Tournaye H, Kopa Z, Jungwirth A, Minhas S.

Resumen

CONTEXTO:

El uso empírico de suplementos médicos y nutricionales para mejorar los parámetros del semen y las tasas de embarazo en parejas con infertilidad idiopática ha alcanzado proporciones globales, aunque la evidencia para su uso en este contexto es controvertida.

OBJETIVO:

Revisamos sistemáticamente la evidencia que compara los beneficios del tratamiento nutricional y médico en las tasas de embarazo y los parámetros seminales en hombres con infertilidad idiopática.

ADQUISICION DE EVIDENCIA:

Se realizó una búsqueda en la literatura utilizando MEDLINE, Embase, LILACS y la Biblioteca Cochrane (consultada desde el 1 de enero de 1990 hasta el 19 de septiembre de 2017). utilizando los métodos detallados en el Manual Cochrane. La calificación de las Recomendaciones de Evaluación, Desarrollo y Evaluación (GRADE) se utilizó para evaluar la certeza de la evidencia.

SÍNTESIS DE EVIDENCIA:

La búsqueda en la literatura identificó 5663 citas, y después de la selección de resúmenes y textos completos, se incluyeron 61 estudios (59 ensayos controlados aleatorizados y dos estudios comparativos no aleatorizados). Los resultados combinados demostraron que la pentoxifilina, la coenzima Q10, la L-carnitina, la hormona estimulante del folículo, el tamoxifeno y la calicreína dieron como resultado mejoras en los parámetros del semen. Los estudios individuales identificaron otras terapias médicas y nutricionales que mejoraron los parámetros del semen, pero los datos se limitaron a estudios individuales con fallas metodológicas inherentes. Se disponía de datos limitados sobre las tasas de nacidos vivos y embarazo para todas las intervenciones. La certeza de la evidencia de GRADE para todos los resultados fue muy baja, principalmente debido a fallas metodológicas e inconsistencias en el diseño del estudio. Algunos resultados también fueron degradados debido a la imprecisión de los resultados.

CONCLUSIONES:

Existe alguna evidencia de que los suplementos empíricos médicos y nutricionales pueden mejorar los parámetros seminales. Existe evidencia muy limitada de que la terapia empírica conduce a mejores tasas de nacidos vivos, embarazos espontáneos o embarazos después de las técnicas de reproducción asistida. Sin embargo, los hallazgos deben interpretarse con cautela ya que hubo algunas fallas metodológicas, ya que se consideró que varios estudios tenían un riesgo alto o incierto de sesgo en muchos dominios.

RESUMEN DEL PACIENTE:

Esta revisión identificó varios tratamientos médicos y nutricionales, como pentoxifilina, coenzima Q10, L-carnitina, hormona estimulante del folículo, tamoxifeno y calicreína, que parecen mejorar los parámetros del semen. Sin embargo, hay datos limitados que sugieren mejoras en las tasas de embarazo y de nacidos vivos. La falta de evidencia puede atribuirse a fallas metodológicas en los estudios y al bajo número de embarazos informados.

PALABRAS CLAVE:

Esterilidad; Terapia medica; Metaanálisis; Terapia nutricional; Embarazo; Revisión sistemática

PMID: 30630643

Comentario editorial: A nivel mundial, se estima que la infertilidad afecta aproximadamente al 15% de las parejas y la infertilidad atribuible a los varones varía entre el 20% y el 70% según las series. La mayoría de los hombres con infertilidad idiopática tienen una calidad seminal alterada. Los autores de este trabajo presentan una revisión sistemática y un metanálisis de ensayos clínicos que comparan determinados tratamientos empiricos para mejorar las tasas de embarazo y las de natalidad, además de los parámetros seminales en hombres con infertilidad idiopática. Concluyeron que existe evidencia de que la terapia empírica médica y nutricional puede mejorar los parámetros del semen (pentoxifilina, coenzima Q10, L-carnitina, hormona folículo estimulante, tamoxifeno y calicreína). Sin embargo, los resultados del presente metanálisis deben interpretarse con cautela, ya que la certeza de la evidencia se consideró muy baja y es difícil sacar conclusiones sobre el embarazo o las tasas de nacidos vivos para cualquier tratamiento debido al corto periodo de seguimiento y al bajo número de eventos positivos. La principal fortaleza de esta revisión sistematica es que se trata de la primera búsqueda exhaustiva en la literatura de todos los tratamientos médicos y nutricionales para la infertilidad idiopática masculina mediante un enfoque metodológico sólido y transparente basado en el manual Cochrane. Las principales limitaciones de la revisión incluyen la heterogeneidad significativa entre los estudios identificados, un posible sesgo de publicación, además de que la mayoría de los estudios tenían poca información y un tamaño muestral pequeño.

José María Lozano-Blasco
Urólogo. FECSM
Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología
UGC de Urología-Nefrología
HHUU Virgen del Rocío. Sevilla
jmlozanoblasco@gmail.com

World J Mens Health 2019 Jan;37(1): 78-84.

Chaudhari R, Sharma S, Khant S, Raval K.

Departamento de Urología, Ruby Hall Clinic, Pune, India.

RESUMEN:

OBJETIVO: El dolor testicular crónico sigue siendo un importante reto para el urólogo. En el momento actual, existen varias opciones terapéuticas disponibles para la orquialgia crónica. Algunos pacientes siguen con dolor pese al tratamiento conservador. La denervación microquirúrgica del cordón espermático parece ser satisfactoria aliviando el dolor en pacientes en los que ha fallado el tratamiento conservador. Evaluamos la eficacia a largo plazo, las complicaciones y la percepción  del paciente de la denervación microquirúrgica del cordón espermático en el tratamiento de la orquialgia crónica.

MATERIAL Y MÉTODOS: Se realiza un estudio prospectivo desde enero de 2007 a enero de 2016 en el que se incluyen varones con dolor testicular de >3 meses de duración, fallo del tratamiento conservador, persistencia del dolor de >3 meses tras el tratamiento de la causa subyacente. Un total de 48 varones con 62 unidades testiculares (14 bilaterales) mostraron respuesta al bloqueo del cordón espermático y se les practicó una denervación microquirúrgical del mismo.

RESULTADOS: del las 62 unidades testiculares (14 bilaterales) que fueron intervenidas, se dispone de seguimiento completo a 2 años de 38 unidades testiculares. De estas 38 unidades, 31 unidades (81.57%) mostraron una resolución completa del dolor, 4 unidades (10.52%) tenían dolor relativo, y 3 unidades (4.83%) fueron no respondedores. Entre las complicaciones, se observó infección de la herida en 3 unidades (4.83%), hidrocele en 2 unidades (3.22%), seroma subcutáneo en 2 unidades (3.22%), y un hematoma incisional en 1 unidad (1.61%), de las 62 unidades intervenidas.

CONCLUSIONES: la orquialgia crónica idiopática sigue representando una condición de difícil tratamiento. Si se considera la cirugía, la denervación microquirúrgica del cordón espermático debería ser considerada como la técnica quirúrgica de primera elección para evitar el dolor conservando el testículo.

PMID: 30209898

COMENTARIO DEL EDITOR:

Interesante trabajo en el que se ofrece una alternativa terapéutica a un problema de difícil tratamiento como es la orquialgia crónica. Si bien quizá puede parecer demasiado invasivo, puede ser una alternativa en casos muy selectos de pacientes en los que ha fracasado otro tipo de intervenciones conservadoras. A ese respecto, los criterios de inclusión de este estudio me parecen un poco laxos, y habría que valorar la respuesta real en ese subgrupo de paciente verdaderamente difíciles de tratar.

Borja García Gómez.
Médico Adjunto Unidad de Andrología y Urología Reconstructiva, Servicio de Urología.
Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid.
borjagarciagomez@gmail.com