Saltar al contenido

¿Estamos mejorando la recuperación de la función eréctil después de la prostatectomía radical? Análisis de pacientes tratados durante la última década.

Eur Urol. 2019 Feb;75(2):221-228.

Capogrosso P, Vertosick EA, Benfante NE, Eastham JA, Scardino PJ, Vickers AJ, Mulhall JP.

Resumen

FONDO:

La última década ha visto varios avances en la técnica de la prostatectomía radical (PR) y los cuidados post-PR que son relevantes para la recuperación de la función eréctil (FE).

OBJETIVO:

Examinamos si estos cambios en la práctica han conducido a mejoras observadas en las tasas de FE a lo largo del tiempo.

DISEÑO, AJUSTE, Y PARTICIPANTES:

Identificamos 2364 pacientes tratados con PR abierta o mínimamente invasiva en un solo centro académico en 2008-2015. Para mitigar la confusión por la curva de aprendizaje quirúrgico, solo se consideraron los pacientes tratados por cirujanos que realizaron al menos 100 procedimientos.

INTERVENCIÓN:

La FE antes y después de la PR fue evaluada por el Índice Internacional de Función Eréctil 6 (IIEF-6), con recuperación definida como IIEF-6 ≥24.

MEDIDAS DE RESULTADO Y ANÁLISIS ESTADÍSTICO:

Analizamos las tasas de recuperación de FE de los pacientes tratados con preservación nerviosa bilateral y sin tratamiento adyuvante / de rescate en el momento de la evaluación de la FE. Los análisis de regresión polinómica local exploraron los cambios en los resultados a lo largo del tiempo. Se utilizaron análisis de regresión lineal y logística para estimar la influencia del año de la cirugía en las variables de referencia y la recuperación de FE.

RESULTADOS Y LIMITACIONES:

Observamos una disminución significativa en el tiempo de las tasas de recuperación de FE tanto a 12 como a 24 meses post-PR (todas p = 0.01). Sin embargo, la edad del paciente en la cirugía aumentó con el tiempo (aumento promedio de 0.5 por año; p <0.01), con un aumento resultante en el riesgo de comorbilidad (razón de probabilidades [OR] = 1.1, intervalo de confianza del 95% [IC]: 1.02-1.15 ; p = 0,008) y, por lo tanto, disminución en la puntuación inicial de IIEF-6 (0,35 puntos por año; p = 0,0003). Después de considerar las características basales y patológicas, la función urinaria y el tipo de cirugía en un análisis multivariable, el año de la cirugía no se asoció con la recuperación de la FE (12mo: OR = 0,97, IC 95%: 0,91-1,03, p = 0,4; 24mo: OR = 0,97; IC del 95%: 0,91-1,03, p = 0,3).

CONCLUSIONES:

Los hallazgos de un centro de gran volumen sugieren que, a pesar de los avances en la cirugía y los cuidados postoperatorios, los resultados de FE después de la PR no han mejorado en la última década. Se requieren estrategias adicionales para mejorar la recuperación de la FE después de RP.

RESUMEN DEL PACIENTE:

La probabilidad de recuperar la potencia después de la cirugía para el cáncer de próstata no mejoró en la última década; se necesitan más esfuerzos para mejorar los cuidados del paciente tras la prostatectomía radical.

PALABRAS CLAVE:

Función eréctil; Índice internacional de función eréctil; Rehabilitación del pene; Cancer de prostata; Prostatectomía radical

PMID: 30237021

Comentario editorial: En la última década se han desarrollado importantes avances en la técnica quirúrgica y en el manejo postoperatorio de los pacientes tratados mediante prostatectomía radical (PR). Recientemente Capogrosso y col. han publicado este análisis retrospectivo que pretendía responder a la pregunta de si dichos avances se han acompañado de alguna mejora en los resultados funcionales de estos pacientes. Los autores identificaron 2364 pacientes tratados con PR en un solo centro académico durante el periedo 2008-2015. Concluyeron que a pesar de la creciente importancia del robot Da Vinci en todo el mundo y los avances en el cuidado postoperatorio, la probabilidad de recuperar la potencia después de cirugía no ha mejorado en la última década. Aunque la preservación de las bandeletas neurovasculares se debería asociar de manera intuitiva con mejores tasas de recuperación de la continencia y de la función eréctil (FE), aún no está claro qué parte de dicho procedimiento desempeña realmente un papel crucial y en qué medida lo hace. Por tanto, se siguen requiriendo estrategias adicionales para mejorar los resultados de FE después de la PR.

José María Lozano-Blasco
Urólogo. FECSM
Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología
UGC de Urología-Nefrología
HHUU Virgen del Rocío. Sevilla
jmlozanoblasco@gmail.com