Saltar al contenido

Actas Urol Esp. 2015 Sep;39(7):456-459

Pelayo-Nieto M1, Linden-Castro E2, Alias-Melgar A2, Espinosa-Pérez Grovas D2, Carreño-de la Rosa F2, Bertrand-Noriega F2, Cortez-Betancourt R2.

Author information

1Departamento de Urología, Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, México Distrito Federal, México. Electronic address: marcelapelayo@hotmail.com.

2Departamento de Urología, Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, México Distrito Federal, México.

RESUMEN

INTRODUCCION

La terapia de ondas de choque lineales (LSWT) es una nueva terapia no invasiva que utiliza ondas de choque de baja intensidad para inducir la angiogénesis local controlada y mejorar significativamente la función eréctil.

OBJETIVO

Evaluar la eficacia de la LSWT en hombres con disfunción eréctil vasculogénica (DE) en un centro de atención de tercer nivel.

MATERIAL Y METODOS

Se incluyeron 15 hombres de edades comprendidas entre 45 y 70 años, sexualmente activos con DE vascular leve y moderada, evaluados con el índice internacional de función eréctil (IIEF). El estudio se realizó en 3 etapas: detección, tratamiento y seguimiento. Recibieron 4 sesiones de LSWT semanales (RENOVA®) 5.000 ondas (0,09 mJ/mm2). La función eréctil se evaluó con IIEFF-EF, Perfil del encuentro sexual (SEP) y Cuestionario de evaluación global (GAQ) al mes y a los 6 meses después del tratamiento.

RESULTADOS

La tasa de éxito fue del 80% (12/15). Pacientes con DE leve 40% y DE moderada 60%. Se encontró una asociación positiva entre el IIEF-basal (promedio 14,23 pts) y IIEF un mes y 6 meses después del tratamiento (19,69 pts) una diferencia de 5,46 puntos (p < 0,013).

CONCLUSIONES

La factibilidad y tolerabilidad de este tratamiento, y sus características potenciales de rehabilitación, hacen que pueda ser una nueva opción terapéutica atractiva para pacientes con DE.

Comentario editorial: Incluso hoy en día las opciones para tratar la disfunción eréctil (DE) son límitadas y están enfocadas a conseguir o mejorar la erección cuando se administra el tratamiento, y no con intención de curar o mejorar la capacidad eréctil a más largo plazo. En los últimos años se han publicado numerosos trabajos, aunque no todos de una calidad cientifica deseable, para evaluar la efectividad del tratamiento de la DE mediante el uso de ondas de choque de baja intensidad. En este estudio prospectivo, sus autores encuentran una mejora en el IIEF mantenida a los 6 meses tras el tratamiento con ondas de choque de15 pacientes con DE leve y moderada. Son deseables más estudios bien diseñados y una mayor unificación en los protocolos de tratamiento (frecuencia, número de sesiones, número de ondas,…) para poder sacar conclusiones sobre la eficacia y el perfil de pacientes que podrían beneficiarse de esta nueva terapia.

José María Lozano-Blasco

Urólogo. FECSM

Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología

UGC de Urología-Nefrología

HHUU Virgen del Rocío. Sevilla

jmlozanoblasco@gmail.com

J Sex Med. 2015 septiembre; 12 (9): 1897-904.

Sanders SA1,2,3, Colina BJ1,4, Janssen E1,5, Graham CA1,2,6, Crosby RA1,2,7, Milhausen RR1,2,8, Yarber WL1,2,3,9.

Información del autor

1El Instituto Kinsey para la Investigación en Sexo, Género y Reproducción de la Universidad de Indiana, Bloomington, IL, EE.UU..

2 Departamento de Estudios de Género, Universidad de Indiana, Bloomington, IL, EE.UU..

3Centro rural para el SIDA / Prevención de ETS, Universidad de Indiana, Bloomington, IL, EE.UU..

4Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Chicago, Chicago, IL, EE.UU..

5Instituto para Estudios de la Familia y Sexualidad, Departamento de Neurociencias, Universidad Católica de Lovaina, Lovaina, Bélgica.

6Departmento de Psicología de la Universidad de Southampton, Southampton, Reino Unido.

7Departmento del Comportamiento de la Salud de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Kentucky, Lexington, KY, EE.UU..

8Departmento de Relaciones de Familia y Nutrición Aplicada de la Universidad de Guelph, Ontario, Canadá.

9Departmento de Ciencias Aplicadas de la Salud, Escuela de Salud Pública de la Universidad de Indiana, Bloomington, IL, EE.UU..

Resumen

INTRODUCCIÓN:

Los problemas de erección asociados al condón (PEAC) son un factor subestimado en relación con el uso inconsistente o incompleto del condón masculino. Los mecanismos subyacentes del PEAC no se comprenden, y no se ha estudiado si los hombres que informan de estas dificultades también son propensos a experimentar problemas de erección en situaciones en las que no se utilizan preservativos.

OBJETIVO:

El objetivo del estudio fue investigar, en una muestra de hombres jovenes heterosexuales que utilizan preservativos (edad 18-24 años), si es más probable que los hombres con PEAC (i) tengan problemas de erección cuando no estén utilizando condones y (ii ) que cumplan con los criterios para disfunción eréctil.

MÉTODOS:

Un total de 479 hombres reclutados online completaron el Índice Internacional de Función Eréctil (IIEF-5) y respondieron a las preguntas sobre los problemas de erección que experimentaron al usar y no usar condones durante los últimos 90 días. Se investigaron las variables demográficas, experiencia sexual y estado de salud.

PRINCIPALES MEDIDAS DE RESULTADO:

La percepción subjetiva de la frecuencia de pérdida de erección durante la colocación del condón o durante el coito pene-vaginal (CPV) en los últimos 90 días y la puntuación del IIEF-5.

RESULTADOS:

De los hombres, el 38,4% fueron clasificados en el grupo sin PEAC, el 13,8% tenían PEAC durante la colocación del preservativo, el 15,7% PEAC durante el CPV, y el 32,2% PEAC tanto durante la colocación del condón como durante el CPV. Los hombres que informaron de cualquier forma de PEAC fueron significativamente más propensos a presentar también problemas de erección durante la actividad sexual cuando no usan condones, que los hombres que no informaban de PEAC. Los hombres que refirieron tener PEAC sólo durante la colocación del condón o tambien durante el CPV puntuaron más bajo significativamente en el IIEF-5 que los hombres sin PEAC.

CONCLUSIÓN:

Los hallazgos sugieren que los hombres que refieren PEAC también son más propensos a experimentar más problemas de erección generalizados. Los médicos deberían evaluar si los hombres que usan condones experimentan PEAC y, cuando sea apropiado, derivarlos para recibir terapia psicosexual o proporcionar formación para el uso de los condones.

PALABRAS CLAVE:

Problemas de erección asociado al condón; Condones; Condones para coito pene-vaginal; Excitación Sexual

PMID: 26279414

Comentario editorial: Estudios previos han mostrado que en determinados pacientes los problemas de erección se pueden vincular al uso del condón, si bien en muchos de estos trabajos no se consideraron otras condiciones potenciales, como la posibilidad de que los hombres se colocaran los preservativos de forma erronea o también cuestiones psicológicas. En este trabajo sus autores pretenden valorar si los pacientes que informan de estas dificultades también son propensos a experimentar problemas de erección en situaciones en las que no utilizan preservativos y encuentran que aquellos que refieren problemas de erección asociados al condón también son más propensos a experimentar problemas de erección de forma generalizadas. Además recomiendan valorar a estos pacientes por si se pudieran beneficiar de recibir terapia psicosexual y/o formación para el correcto uso del preservativo.

José María Lozano-Blasco

Urólogo. FECSM

Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología

UGC de Urología-Nefrología

HHUU Virgen del Rocío. Sevilla

jmlozanoblasco@gmail.com

AGOSTO 2015

 J Urol. 2015 Aug; 194 (2): 485-92.

Hellstrom WJ1, Kaminetsky J2, Belkoff LH3, Goldstein I4, Tursi JP5, Uy J5, Peterson CA6, Bowden CH7, Día WW6.

Información del autor

1Escuela Universitaria Tulane de Medicina de Nueva Orleans, Louisiana. Dirección electrónica: whellst@tulane.edu.

2University Urology Associates, Nueva York, Nueva York.

3Consultores Urológicos del Sureste de Pensilvania, Bala Cynwyd, Pennsylvania.

4San Diego Medicina Sexual, Hospital Alvarado, San Diego, California.

5Auxilium Pharmaceuticals, Inc., Chesterbrook, Pensilvania.

6VIVUS, Inc., Mountain View, California.

7Escuela Universitaria de Medicina de Stanford, Stanford, California.

Resumen

PROPÓSITO:

Se examinaron los efectos terapéuticos del Avanafilo a los 15 minutos de la toma en hombres con disfunción eréctil de leve a severa.

MATERIALES Y METODOS:

En este estudio aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, de 12 semanas de duración (4 semanas sin tratamiento y 8 semanas de tratamiento) se aleatorizó 145 hombres a placebo, 147 a Avanafilo 100 mg y 148 a Avanafilo 200 mg a demanda. La variable principal de eficacia fue la proporción de encuentros sexuales por paciente en los que se consiguió una erección suficiente para lograr la penetración vaginal durante el período de tratamiento aproximadamente a los 15 minutos después de la toma de dosis, medido por un cronómetro. El intento tuvo que permitir la finalización con éxito de las relaciones sexuales de acuerdo a la pregunta 3 del cuestionario SEP.

RESULTADOS:

Se observó un porcentaje medio por sujeto significativamente mayor de intentos exitosos de coito dentro de aproximadamente los 15 minutos después de la toma del avanafilo 100 mg (media 25,9%, LS media ± SE 24,7% ± 2,9%) y 200 mg (media 29,1%, LS media de 28,2% ± 2,9%) vs placebo (media de 14,9%, 13,8% LS media de ± 2,9%, p = 0,001 y <0,001, respectivamente). Después del tratamiento observamos una diferencia estadísticamente significativa entre avanafilo y placebo en el promedio de intentos exitosos de coito por paciente según la pregunta 3 del cuestionario SEP ya a los 10 minutos en el grupo de 200 mg y a los 12 minutos en el grupo de 100 mg. Los eventos adversos emergentes tratados incluyeron dolor de cabeza, infección del tracto respiratorio superior y la congestión nasal, y la mayoría de estos eventos fueron leves o moderados en gravedad.

CONCLUSIONES:

Avanafilo fue eficaz a los aproximadamente 15 minutos de la toma de dosis en comparación con el placebo. Se demostró una diferencia estadisticamente significativa del tratamiento frente al placebo en el porcentaje de intentos sexuales satisfactorios tan pronto como a los 10 minutos después del tratamiento.

PALABRAS CLAVE:

avanafilo; ensayos clínicos como tema; coito; disfunción eréctil; inhibidores de la fosfodiesterasa 5

PMID: 25591992

 Comentario editorial: Los inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (I-PDE5) han demostrado eficacia y seguridad en el tratamiento de la disfunción eréctil (DE) de manera que se consideran el estándar de tratamiento. Uno de los elementos importantes para el paciente y su pareja a la hora de elegir un determinado I-PDE5 es el tiempo que transcurre desde la toma de la medicación y el momento de la relación. Según la ficha técnica y estudios previos, el avanafilo se absorbe de manera rápida y selectiva, siendo uno de los I-PDE5 indicado para tomar con menor margen de tiempo antes de la actividad sexual. En este estudio fase 4, aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, se demuestra una diferencia estadisticamente significativa a favor de avanafilo, tanto para 100mg como para 200mg, frente al placebo en el porcentaje de intentos sexuales satisfactorios aproximadamente a los 15 minutos de la toma de la dosis.

 José María Lozano-Blasco

Urólogo. FECSM

Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología

UGC de Urología-Nefrología

HHUU Virgen del Rocío. Sevilla

jmlozanoblasco@gmail.com

Eur Urol. 2015 Nov; 68 (5): 750-3.

Gallina A1, Bianchi M1, Gandaglia G1, Cucchiara V1, Suardi N1, Montorsi F1, Briganti A2.

Información del autor

1Division de Oncología / Unidad de Urología, Instituto de Investigación de Urología, IRCCS Ospedale San Raffaele, de Milán, Italia.

2Division de Oncología / Unidad de Urología, Instituto de Investigación de Urología, IRCCS Ospedale San Raffaele, de Milán, Italia. Dirección electrónica: briganti.alberto@hsr.it.

Resumen

Un reciente estudio informó sobre un efecto perjudicial de los inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (I-PDE5) en la recurrencia bioquímica (RBQ) después de prostatectomía radical (PR) para el cáncer de próstata (CaP). Pusimos a prueba la asociación entre el uso de los I-PDE5, el esquema de tratamiento con IPDE5, el número de pastillas tomadas y la RBQ en 2579 pacientes tratados mediante PR con preservación nerviosa bilateral para CaP entre 2004 y 2013 en un solo centro. Los pacientes fueron clasificados de acuerdo al uso de I-PDE5 dentro de 2 años después de la cirugía como; a demanda, protocolo de rehabilitación (I-PDE5 de uso diario durante al menos 3 meses), y no uso de IPDE5. Los modelos de regresión Cox multivariantes (MVA) testaron la asociación entre los I-PDE5 y la RBQ. Los mismos análisis se repitieron utilizando el número de pastillas de I-PDE5 tomadas por cada paciente. En total, 674 pacientes (26,1%) recibieron I-PDE5. En el análisis MVA, El uso de I-PDE5, el esquema de administración, y el número de pastillas de I-PDE5 no se asociaron significativamente con un mayor riesgo de RBQ (todos p ≥ 0,2) después de considerar varios factores de confusión incluyendo el tiempo desde la PR hasta el uso de los I-PDE5 . A la espera de nuevos estudios, los pacientes no se les debe negar el tratamiento con I-PDE5 despues de la PR.

RESUMEN:

Entre los pacientes tratados mediante prostatectomía radical, el uso de los inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 no se asoció con un mayor riesgo de recidiva bioquímica, independientemente del régimen terapéutico utilizado.

PALABRAS CLAVE:

Recurrencia bioquímica; Tipo de inhibidores de la fosfodiesterasa 5; Cáncer de próstata; Prostatectomía radical

PMID: 25700565

Comentario editorial:

La disfunción eréctil es un efecto secundario común del tratamiento del cáncer de próstata (CaP) y los inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (I-PDE5) constituyen una primera línea para su manejo. Este trabajo del Instituto de Investigación Urológica de Milán se publica como respuesta a un reciente estudio alemán recogido en Journal of Urology en el que se comunicaba un pequeño, pero significativo aumento del riesgo de recidiva bioquimica entre aquellos pacientes que usan los I-PDE5 en comparación con los que no lo usan. En el trabajo italiano, por el contrario, no se encontró asociación entre el uso de esta medicación y un mayor riesgo de recidiva bioquímica, independientemente del régimen terapéutico utilizado. A pesar de que el número de pacientes incluido este último estudio es menor, incluye información más completa sobre la dosis y la duración del uso de los I-PDE5.

José María Lozano-Blasco

Urólogo. FECSM

Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología

UGC de Urología-Nefrología

HHUU Virgen del Rocío. Sevilla

jmlozanoblasco@gmail.com