Saltar al contenido

N Engl J Med 2013 12; 369 (11): 1011 – 1022

Joel S. Finkelstein, M.D., Hang Lee, Ph.D., Sherri -Ann M. Burnett-Bowie, M.D., M.P.H, J. Carl Pallais, M.D., M.P.H., Elaine W. Yu, M.D., Lawrence F. Borges, M.D., Brent F. Jones, M.D., Christopher V. Barry, M.P.H., Kendra E. Wulczyn, B.A., Bijoy J. Thomas, M.D., y Benjamin Z. Leder, M.D.

Unidad de Endocrinología, Massachusetts General Hospital, Boston, EE UU

ABSTRACT

ANTECEDENTES

Los enfoques actuales para el diagnóstico de la deficiencia de testosterona no consideran las consecuencias fisiológicas de los distintos niveles de testosterona o si las deficiencias de testosterona, estradiol, o ambos se traducen en manifestaciones clínicas.

MÉTODOS

Tratamos a 198 hombres sanos de 20 a 50 años de edad con acetato de goserelina (para suprimir la testosterona endógena y el estradiol) y se asignaron al azar para recibir un gel de placebo o un gel de testosterona de 1,25 g, 2,5 g, 5 g, o 10 g al día durante 16 semanas. Otros 202 hombres sanos recibieron acetato de goserelina, gel de placebo o gel de testosterona, y anastrozol (para suprimir la conversión de testosterona a estradiol). Las variables principales fueron los cambios en el porcentaje de grasa corporal y de la masa magra. También se evaluaron las áreas de grasa subcutánea e intraabdominal, el área muscular y la fuerza en muslos, y la función sexual.

RESULTADOS

El porcentaje de grasa corporal aumentó en los grupos que recibieron placebo o 1,25 g o 2,5 g de testosterona al día sin anastrozol (nivel de testosterona media, 44 ± 13 ng por decilitro, 191 ± 78 ng por decilitro, y 337 ± 173 ng por decilitro, respectivamente). La masa magra y el área muscular de los muslos disminuyeron en los hombres tratados con placebo y en los que recibieron 1,25 g de testosterona al día sin anastrozol. La fuerza de presión de las piernas cayó sólo con la administración de placebo. En general, el deseo sexual se redujo a medida disminuyó la dosis de testosterona.

CONCLUSIONES

La cantidad de testosterona necesaria para mantener la masa magra, la masa grasa, la fuerza y la función sexual varía ampliamente en los hombres. La deficiencia de andrógenos se asoció con una disminución de la masa magra, la masa muscular y la fuerza; la deficiencia de estrógenos fue responsable principalmente de los aumentos de la grasa corporal, y ambos contribuyeron a la disminución de la función sexual. Nuestros hallazgos apoyan un cambio en el enfoque de la evaluación y el manejo del hipogonadismo en hombres. (Financiado por los Institutos Nacionales de Salud y los demás; número ClinicalTrials.gov NCT00114114)

COMENTARIO EDITORIAL

Pese a que sigue el debate abierto, el déficit de testosterona parece provocar una alteración en la composición corporal. Este estudio prospectivo y aleatorizado es muy interesante puesto que lo pone de manifiesto.

PMID: 24024838

Francisco CaballoEl pasado noviembre, bajo la dirección del Instituto Andaluz de Sexología, celebramos  en Málaga el III Congreso Mundial de Sexología Médica.

La Asociación Mundial de Sexología Médica (WAMS), se reunió por primera vez en España y acogió a más de 700 participantes procedentes de dieciocho países distintos. A lo largo de tres intensos días, ciento diez ponentes de las distintas disciplinas que conforman la Sexología, aportaron las últimas novedades de este apasionante campo del saber. Entre los trescientos resúmenes presentados se otorgó el premio de investigación al trabajo titulado “Diferencias de actitudes sexuales entre Latinoamérica y España”, se realizaron nueve talleres, diez conferencias magistrales, diez mesas redondas y, sesenta y nueve comunicaciones, además de una exposición de cuarenta y cinco pósteres.

Como conclusiones finales de las distintas aportaciones, destacar la valoración que se hizo de la eficacia de las terapias combinadas (fármacos + terapia sexual) en el tratamiento de las disfunciones sexuales, frente a cualquier otra intervención aislada. Muy relevante también fue el protocolo de intervención propuesto en la mesa de transexualidad, la propuesta de abordaje del deseo sexual hipoactivo con el sistema DESEA, y de marcado interés, la mesa de “Casos no comunes en medicina sexual” presentada por miembros de ASESA.

 Francisco Cabello Santamaría

Presidente del Comité Organizador

Director del Instituto Andaluz de Sexología

El Xiaflex, denominado técnicamente “Collagenase clostridium histolyticum”, y más conocido como Xiapex en Europa, es fabricado y comercializado por Auxilium Pharmaceuticals.

Fue aprobado en 2010 por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para el tratamiento de la contractura de tipo Dupuytren. Esta enfermedad de origen desconocido, provoca un cierre gradual de la mano por retracción de la aponeurosis palmar superficial.

Desde su aprobación para esta enfermedad se ha solicitado a la FDA su aprobación para la enfermedad de peyronie. De hecho el 30% de los pacientes con enfermedad de peyronie han revelado un endurecimiento de tejido cicatrizal en otras partes del cuerpo como la mano o el pie.

La composición de Xiapex/Xiaflex es de origen biológico y está hecho de la proteína contenida en el organismo “collagenase clostridium histolyticum”. Su función es descomponer la proteína colágeno.

Hace apenas unos días (este 6 de diciembre) Xiaflex ha sido aprobado por la FDA para el tratamiento de la enfermedad de peyronie, convirtiéndose en el primer y único tratamiento no quirúrgico para esta enfermedad.

Su comercialización en inyectables precisa, por supuesto, de prescripción médica. Además los médicos han de estar autorizados para la aplicación de este nuevo medicamento. Se inyecta directamente en el pene o sobre las zonas afectadas. El tratamiento cuenta con cuatro fases o ciclos. Cada ciclo de tratamiento incluye dos inyecciones de Xiaflex. Ocho inyecciones en total administradas en el curso del tratamiento.

Se recomienda el modelado del pene (estiramiento suave en la dirección opuesta de la deformidad) después de cada ciclo de tratamiento para alterar aún más la placa. De hecho los ensayos clínicos han utilizado esta técnica conjunta con las inyecciones.

Resultados

La seguridad y eficacia del fármaco fueron probadas en distintos ensayos clínicos llevados a cabo por BioSpecifics en colaboración con Auxilium Pharmaceuticals

La muestra utilizada fueron más de 800 pacientes en 64 sitios en los EE.UU. y Australia, con una proporción de 2:1 de XIAFLEX frente al placebo.

Los pacientes presentaban una curva peneana de al menos 30 grados en los dos primeros ensayos IMPRESS (I y II).

El Xiaflex se inyectó dos veces por semana cada seis semanas. Se aplicaron los cuatro ciclos de tratamiento y cada ciclo de tratamiento fue seguido de un procedimiento de modelado del pene a cargo de un especialista.

La deformidad media del pene al comienzo del ensayo era de 48,8 grados y al final de las 52 semanas era de 31,0 grados, por lo que la reducción media es de 37,6% en la curvatura del pene. La reducción media en el grupo placebo fue de 21,3% (de 49,0 grados a 39,0 grados). La deformidad media del pene en el comienzo de la segunda tanda del ensayo fue 51.3 grados y al final de las 52 semanas de 35.1 grados, por lo que la reducción media es del 30,5% en la curvatura del pene. La reducción media en el grupo placebo fue del 15,2% (de 49,6 grados a 41,1 grados).

Natalio Cruz Navarro

Coordinador Nacional de Andrología

Asociación Española de Urología