Saltar al contenido

Aging Male, 2013; 16 (3):102-7

de Barros CA, Lorenzetti F, Ortiz V, Dambros M

Universidad Federal de São Paulo, Rua dos Otonis, São Paulo, Brasil

ABSTRACT

OBJETIVO

Este estudio fue diseñado para evaluar el efecto de la suplementación de testosterona sobre la fibrosis del músculo detrusor de la vejiga durante el proceso normal de envejecimiento.

MÉTODOS

15 ratas Wistar seniles, de edades comprendidas entre 18 y 20 meses, fueron divididas en dos grupos: el grupo de testosterona - 11 animales sometidos a la administración de undecanoato de testosterona (50 mg / kg intramuscular), una vez al mes, y el grupo de control - cuatro animales que se sometieron a un procedimiento simulado. Después de ocho semanas, los animales de ambos grupos fueron sacrificados. Se extrajeron sus vejigas para posteriormente realizar un estudio estereológico para determinar la densidad volumétrica de las fibras de colágeno. El éxito de la administración de testosterona se confirmó mediante la medición de la testosterona en suero al inicio y al final del experimento.

RESULTADOS

En el grupo de reemplazo, el promedio de testosterona fue de 3,2 ng/ml, mientras que en el grupo control, la media de testosterona al final del experimento fue de 0,64 ng/ml (p < 0,05). El análisis estereológico de la fibra colágena mostró una mayor densidad en el grupo de control en comparación con el grupo de testosterona I (56% frente a 37,02%, respectivamente). La diferencia de concentración de volumen de colágeno entre ambos grupos fue estadísticamente significativa (p < 0,000).

CONCLUSIÓN

La fibrosis de las paredes vesicales se redujo en ratas seniles sometidas a reemplazo de testosterona.

COMENTARIO EDITORIAL

Aunque el trabajo se ha realizado en un número limitado de animales, esta vía de investigación puede resultar interesante para ampliar los efectos beneficiosos que puede tener el suplemento de testosterona sobre los diferentes órganos. En lo que nos afecta a los urólogos parece importante conocer si esta situación descrita pudiera tener una repercusión sobre los síntomas del tracto urinario inferior.

PMID: 23803164

Andrology. 2014; 2(1):20-4

Deruyver Y, Vanderschueren D, Van der Aa F

ABSTRACT

La recuperación de espermatozoides, por desgracia, todavía sólo tiene éxito en un subgrupo de pacientes que sufren de azoospermia no obstructiva (NOA) empleando la extracción de esperma testicular convencional (TESE). La TESE mediante microdisección puede presentar algunos beneficios teóricos frente a la TESE convencional, pero existe duda acerca de su superioridad. El objetivo de esta revisión sistemática fue, por tanto, comparar la eficacia y seguridad de la microTESE con la TESE convencional en hombres con NOA. La revisión sistemática se llevó a cabo de acuerdo a la declaración PRISMA para las revisiones sistemáticas y meta-análisis. Se buscaron los estudios que compararon los resultados de TESE convencional con TESE por microdisección. El variable principal fue la tasa de recuperación de espermatozoides (SRR). Las variables secundarias fueron predictores clínicos de recuperación espermática, así como la tasa de complicaciones. De 62 artículos, en el análisis final se incluyeron un total de siete estudios. La SRR global fue significativamente mayor en el grupo microTESE en comparación con el grupo TESE convencional en cinco de estos estudios. La recuperación espermática osciló en general entre el 16,7% y el 45% en el grupo de TESE convencional vs 42,9% a 63% en el grupo de microTESE. En cuatro de los artículos seleccionados estaba disponible un subanálisis de la SRR según la histología testicular. La microTESE en hombres con Síndrome de Sertoli solo e hipoespermatogénesis dio lugar a un pequeño pero significativo resultado más favorable de acuerdo con dos y uno de los estudios respectivamente. La correlación de la hormona folículo estimulante sérica y el volumen testicular con un resultado positivo fue variable. Se observaron por ecografía menos complicaciones después del procedimiento por microTESE. Hasta la fecha carecemos de estudios aleatorios clínicos que comparen microTESE con TESE convencional en NOA. Datos de estudios cuasi-experimentales, sin embargo, muestran una recuperación espermática mayor en la NOA con microTESE, sobre todo en patrones histológicos de la espermatogénesis mixta como Síndrome de Sertoli solo. Sin embargo, en pacientes con patrones histológicos uniformes, tales como bloqueo madurativo, microTESE parece menos favorable.

COMENTARIO EDITORIAL

El presente artículo es de interés pues la conclusión más importante que se puede extraer es que todavía hoy seguimos sin tener evidencia sólida de los beneficios y ventajas de un procedimiento respecto a otro. Urge el desarrollo de estudios prospectivos aleatorizados para evaluar esta cuestión.

PMID: 24193894

Urology. 2013 22 pii: S0090-4295(13)01322-8

Djordjevic ML, Bumbasirevic MZ, Krstic Z, Bizic MR, Stojanovic BZ, Miocinovic R, Santucci RA.

Facultad de Medicina de la Universidad de Belgrado, Belgrado (República de Serbia)

ABSTRACT

OBJETIVO

Revisar nuestra experiencia en relación con los traumatismos graves en el pene, el mecanismo de lesión y las modalidades de tratamiento en 16 niños y adolescentes menores de 18 años. El tratamiento de los traumatismos del pene plantea diversos problemas al urólogo encargado de la reconstrucción, pues las lesiones varían entre abrasiones y emasculación total.

MÉTODOS

Se hizo un análisis de 16 pacientes con lesiones graves en el pene remitidos a nuestro centro entre 2002 y 2011. La mediana de edad en el momento de la intervención quirúrgica era de 13 años (intervalo, 5-17). Se evaluaron la causa del traumatismo en el pene y la elección del tratamiento. El tratamiento consistió en una gran variedad de técnicas quirúrgicas que se adaptaron a cada uno de los pacientes. Se analizaron los resultados para definir la etiología, es decir, el mecanismo de la lesión en el pene y determinar las modalidades de tratamiento quirúrgico y los resultados postoperatorios. También se utilizó un cuestionario postoperatorio, que contenía preguntas sobre el funcionamiento y el aspecto estético, para los pacientes participantes y la satisfacción global.

RESULTADOS

Las causas de la lesión de pene en esta serie fueron accidentes de tráfico (2), traumatismo iatrogénico (5), autoamputación (1), electrocución (1), quemaduras (3), mordedura de perro (2), lesiones por cremallera (1) y estrangulamiento por el pelo de la madre (1). El seguimiento medio fue de 46 meses (intervalo, 14-122), y las exploraciones no revelaron alteraciones, salvó dos casos de formación de fístulas tras reconstrucción uretral neofálica.

CONCLUSIÓN

El objetivo principal de la cirugía reconstructiva es obtener un pene con un aspecto y una función normales. Las lesiones graves del pene deben tratarse de forma individualizada empleando las técnicas más adecuadas.

PMID: 24275276

BJU Int. 2013 Jul 12. doi: 10.1111/bju.12363. [Epub ahead of print]

Wiehle R, Cunningham GR, Pitteloud N, Wike J, K Hsu, Fontenot GK, Rosner M, Dwyer A, Podolski J

 Repros Therapeutics Inc, Houston, TX. Centro Hospitalario Universitario Vaudois (CHUV), Lausanne, Suiza

ABSTRACT

OBJETIVOS

Determinar el perfil farmacodinámico (FD), de los niveles séricos de testosterona total (TT) y de la hormona luteinizante (LH) en hombres con hipogonadismo secundario después de dosis orales diarias iniciales y crónicas de citrato de enclomifeno en comparación con testosterona por vía transdérmica. Determinar los efectos de las dosis orales diarias de citrato de enclomifeno (Androxal®) en comparación con  testosterona por vía transdérmica sobre otras hormonas y marcadores en hombres con hipogonadismo secundario.

PACIENTES Y MÉTODOS

Este fue un estudio aleatorizado, simple ciego, fase II en dos centros para evaluar tres dosis diferentes de citrato de enclomifeno (6,25 mg, 12,5 mg y 25 mg Androxal®), en comparación con AndroGel®, una testosterona transdérmica, sobre la LH y TT a las 24 horas en hombres con hipogonadismo secundario por lo demás sanos. Cuarenta y ocho hombres fueron incluidos en el ensayo (población ITT), 4 hombres tenían niveles T > 350 ng / dl al inicio del estudio. Cuarenta y cuatro hombres completaron el estudio por protocolo (población PP). Todos los sujetos incluidos en este ensayo presentaron una TT sérica en el rango bajo (< 350 ng / dL) y la LH de baja o normal (< 12 UI / L) en al menos dos ocasiones. Los niveles de LH y TT se evaluaron cada hora durante 24 horas para examinar los efectos en cada una de las tres dosis de tratamiento de enclomifeno frente a una dosis estándar (5 gramos) de testosterona transdérmica (AndroGel®). En el perfil inicial TT y LH se determinaron en un grupo de pacientes no tratados previamente tras un tratamiento inicial único por vía oral o transdérmica (Día 1). Esto se comparó con los niveles observados después de seis semanas de tratamiento oral o transdérmico diario continuo (Día 42). La farmacocinética de enclomifeno se realizó en una subpoblación seleccionada. Se obtuvieron muestras de suero durante el transcurso del estudio para determinar los niveles de varias hormonas y lípidos.

RESULTADOS

Después de seis semanas de uso continuo, la media ± SD de la concentración de TT en el día 42 C0hrTT, fue 604 ± 160 ng / dL para los hombres tratados con la dosis más alta de citrato de enclomifeno (25 mg al día) y fue 500 ± 278 ng en los hombres tratados con testosterona transdérmica. Estos valores fueron más altos que los valores del día 1, pero no diferentes entre sí (p = 0,23, prueba T). Las tres dosis de enclomifeno aumentaron las C0hrTT, CavgTT, CmaxTT, CminTT y CrangeTT. La testosterona transdérmica también incrementó la TT, aunque con una mayor variabilidad, y con los niveles de LH suprimidos. Los patrones de TT, desde las 24 horas hasta las seis semanas de tratamiento, siguen una distribución no lineal con elevaciones en la mañana, descensos a medio día e incremento de los niveles nocturnos. Tanto el enclomifeno como la testosterona transdérmica aumentaban los niveles de TT en dos semanas, pero daban lugar a efectos opuestos sobre la FSH y LH. El tratamiento con enclomifeno no afectó significativamente los niveles de TSH, ACTH, cortisol, lípidos, o marcadores óseos. Tanto la testosterona transdérmica como el citrato de enclomifeno produjeron disminución del IGF-1 (p < 0,05), siendo ésta mayor en los grupos de citrato enclomifeno.

CONCLUSIONES

El citrato de enclomifeno aumentó la LH y la TT séricas, sin embargo, no hubo una asociación temporal entre los niveles más altos de los fármacos y los niveles de concentración máxima de LH o TT. El citrato de enclomifeno consecuentemente aumentó la TT sérica a rangos normales y elevó la LH y FSH por encima del rango normal. Los efectos sobre la LH y TT persistieron durante al menos una semana después de suspender el tratamiento.

COMENTARIO EDITORIAL: El uso del citrato de clomifeno en varones ha sido muy restringido. De las dos sales de citrato de este compuesto el zuclomifeno y el enclomifeno, el artículo nos habla del uso de esta última en pacientes hipogonádicos secundarios. Según los autores se restauran los valores de testosterona total sin afectar o incrementando los niveles de FSH y LH. Esto último nos puede ser de gran ayuda en pacientes que necesitan mantener su fertilidad.

PMID: 23875626

J Sex Med. 2013; 10 (12):3121-8

Levine L, Rybak J, Corder C, Farrel MR

Departamento de Urología de la Rush University Medical Center, Chicago, Illinois, EE.UU.

ABSTRACT

INTRODUCCIÓN

La enfermedad de la Peyronie (EP) es un trastorno del tejido conectivo del pene en el que una cicatriz fibrosa en la túnica albugínea puede dar lugar a múltiples deformidades en el pene.

OBJETIVO

Este estudio tiene como objetivo investigar la prevalencia y el tiempo hasta la identificación de la calcificación de la placa (CP) en nuestra población de pacientes con EP, y si la estratificación de la calcificación según la gravedad medida por ecografía serviría como un predictor de progresión del tratamiento hacia la cirugía.

MÉTODOS

Se realizó una revisión retrospectiva de 1.041 pacientes diagnosticados de EP entre 1993 y 2009. Ochocientos treinta y cuatro se sometieron a ecografía doppler peneana.

PRINCIPALES MEDIDAS DE RESULTADOS

La CP se calificó como: de grado 1 (< 0,3 cm), grado 2 (> 0,3 cm, < 1,5 cm), grado 3 (> 1,5 cm; o ≥ 2 placas > 1,0 cm). Se seleccionó un grupo control con placas no calcificadas (n = 236) para la comparación.

RESULTADOS

En doscientos ochenta y cuatro hombres (34%) se observó la CP en la ecografía, y en 98 las dimensiones de la CP estaban totalmente documentadas. El cuarenta y uno por ciento eran de grado 1, el 28% de grado 2, y 32% de grado 3. Cuando se analiza por grado y progresión a cirugía, el 23% de los pacientes con CP de grado 1, el 32% de grado 2, y el 55% de grado 3 se sometieron a cirugía. Los pacientes con CP de grado 3 fueron más propensos a someterse a una intervención quirúrgica para la EP (OR 2.28 IC 95%: 1,07 - 4,86) y presentaron más probabilidades de someterse a un procedimiento de injerto que los pacientes control (p < 0,0001).

CONCLUSIONES

Los hombres con CP no tienen más probabilidades de someterse a la cirugía que aquellos sin CP (OR 0.95, IC del 95%: 0,58 - 1,57). La CP no es infrecuente, ya que se encontró en el 34% de nuestra serie. La CP no parece ser indicativa de enfermedad estable, ya que se identificó por ultrasonido en el 37% de los pacientes en menos de 12 meses tras la aparición de los síntomas. Los hombres con CP grado 3 tienen una mayor probabilidad de progresar a la intervención quirúrgica y una mayor probabilidad de someterse a un procedimiento con injerto.

COMENTARIO EDITORIAL

Existe la opinión generalizada de que la calcificación de la placa en la enfermedad de la Peyronie es indicativa de enfermedad avanzada, severa o crónica y que estos pacientes responderán en menor media a tratamientos no quirúrgicos. En relación a ello, en este trabajo los autores presentan una de las series retrospectivas más amplias de pacientes con EP con placa calcificada junto con un grupo control sin calcificación. Los autores investigan sobre la prevalencia, el tiempo hasta la aparición de la calcificación y sobre si la extensión de CP (más que la existencia o no de la misma) podría servir como predictor de progresión a cirugía. Sus resultados podrían permitir un mejor entendimiento de las implicaciones que pudieran tener las CP en esta enfermedad.

PMID: 24119147

J Urol. 2013; 190(6):2200-5

Coward RM, Rajanahally S, Kovac JR, Smith RP, Pastuszak AW, Lipshultz LI

Departamento Scott de Urología de la Facultad de Medicina Baylor, Houston, Texas

ABSTRACT

PROPÓSITO

El uso de esteroides anabólicos-androgénicos no se ha debatido tradicionalmente en la medicina convencional. Con el aumento en los diagnósticos de hipogonadismo, se está evaluando actualmente, una población de hombres heterogénea. Se debería considerar ahora con esta población de pacientes mayor, la existencia de hipogonadismo inducido por esteroides anabólicos, ya sea transitorio o permanente.

MATERIALES Y MÉTODOS

Se realizó un análisis inicial retrospectivo de la base de datos de todos los 6.033 pacientes que buscaron tratamiento para hipogonadismo desde 2005 a 2010. Posteriormente, en 2012, se distribuyó una encuesta anónima a pacientes con diagnostico establecido y en tratamiento sustitutivo con testosterona.

RESULTADOS

Se identificó un hipogonadismo severo, definido como una testosterona <=50 ng/dl, en 97 hombres (1,6%) de la gran cohorte retrospectiva revisada inicialmente. La etiología más frecuente fue la exposición previa a esteroides anabólicos-androgénicos, que se identificó en 42 hombres (43%). Debido a estos sorprendentes datos, se realizó una encuesta anónima de seguimiento de nuestra población hipogonadal actual, formada por 382 hombres con una edad media ± DE de 49,2 ± 13,0 años. Se identificó a 80 pacientes (20,9%) con una edad media de 40,4 ± 8,4 años, que habían tenido una exposición previa a esteroides anabólicos-androgénicos. Los hombres hipogonádicos menores de 50 años presentaron 10 veces más probabilidades de haber estado expuestos previamente a esteroides anabólicos-androgénicos frente a los hombres mayores de 50 años (OR 10,16 IC del 95%: 4,90 - 21,08). El uso en el pasado de esteroides anabólicos-androgénicos está correlacionado inversamente y de forma significativa con el nivel de educación (ρ = -0,160, p = 0,002) y el número de hijos (ρ = -0,281, p < 0,0001).

CONCLUSIONES

El uso previo de esteroides anabólicos-androgénicos es común en los hombres jóvenes que buscan tratamiento para el hipogonadismo sintomático y el hipogonadismo inducido por esteroides anabólicos es la etiología más común de hipogonadismo severo. Estos hallazgos sugieren que es necesario reorientar el enfoque de los protocolos de evaluación y tratamiento en hombres jóvenes con hipogonadismo.

COMENTARIO EDITORIAL

El uso de esteroides anabolizantes, utilizados en un principio por algunos culturistas y atletas, se ha extendido en las últimas décadas a otros grupos de la sociedad. Es sabido que secundariamente causan hipogonadismo hipogonadotropo, este puede persistir en algunos pacientes durante varios años o incluso de forma permanente tras el cese del consumo. Los autores con este interesante trabajo pretenden examinar el impacto, la prevalencia y los patrones de consumo previo de esteroides anabólicos-androgénicos en pacientes con hipogonadismo. A la vista de los resultados que encuentran, recomiendan que se considere en mayor medida la posibilidad de que haya existido un consumo previo de anabolizantes a la hora de evaluar y tratar a pacientes hipogonádicos, principalmente en pacientes jóvenes.

PMID: 23764075

Fertil Steril. 2013; 100(5):1180-6

Meistrich ML

Departamento de Radiación Oncológica Experimental, Universidad de Texas MD Anderson Cancer Center, Houston, Texas

ABSTRACT

El tratamiento del cáncer con quimioterapia o radioterapia provoca reducción del número de espermatozoides a menudo a niveles azoospérmicos que puede persistir durante varios años o ser permanente. La disminución de manera temporal del recuento de espermatozoides se puede predecir por la sensibilidad de las células germinales, qué espermatogonias diferenciadas serán más sensibles, y el conocimiento de la cinética de recuperación. La recuperación de oligo o azoospermia es más variable y depende de si hay muerte de las células madre y la alteración del medio somático que normalmente sustenta la diferenciación de las células madre. De los agentes citoterápicos, la radiación y la mayoría de los fármacos alquilantes son los más potentes en la producción de la azoospermia a largo plazo. La mayoría de las terapias biológicas más modernas, excepto las utilizadas para dirigir radioisótopos o toxinas a las células, parecen tener solamente efectos moderados, sobre todo en los aspectos endocrinos del sistema reproductor masculino, sin embargo, cuando se usan en combinación con agentes citotóxicos sus efectos no han sido bien estudiados.

COMENTARIO EDITORIAL

Este artículo junto con otros cuatro, en el mismo número de la revista, forma parte de una interesante revisión sobre los tratamientos del cáncer y su repercusión sobre la fertilidad masculina. Una lectura de los mismos nos permitirá obtener herramientas actuales a la hora de aconsejar y valorar a pacientes con cáncer, tratado o por tratar, en lo que respecta a sus posibilidades genésicas.

PMID: 24012199

Hum Reprod. 2013; 28(12):3370-6.

Ferlin A, Rampazzo E, Rocca MS, Keppel S, Frigo AC, De Rossi A, Foresta C

Departamento de Medicina Molecular, Sección de Patología Clínica y Centro de Reproducción Humana Patología de la Universidad de Padova, Via Gabelli 63, 35121 Padua, Italia

ABSTRACT

PREGUNTA A RESOLVER

¿Cuáles son las relaciones existentes entre la longitud de los telómeros leucocitarios y espermáticos, el conteo de espermatozoides y la edad de los padres en el momento de la concepción de un grupo de sujetos aparentemente sanos de la misma edad?

RESUMEN DE RESPUESTA

La longitud de los telómeros de los espermatozoides (STL) se relaciona con el recuento de espermatozoides, es menor en oligozoospérmicos que en los hombres normozoospérmicos y está directamente relacionado con la edad de los padres en el momento de la concepción.

LO QUE YA SE CONOCE

La longitud de los telómeros de los leucocitos (LTL) disminuye con la edad, pero aumenta la STL y la descendencia de padres mayores tiende a tener telómeros leucocitarios más largos. Sólo un estudio ha relacionado la STL con la fertilidad masculina, presentando los hombres infértiles telómeros más cortos que los fértiles. No hay datos publicados de la STL en relación con la edad de los padres en el momento de la concepción.

DISEÑO DEL ESTUDIO, TAMAÑO, DURACIÓN

Estudio prospectivo, realizado entre enero y diciembre 2012, en estudiantes de bachillerato de 18 a 19 años de edad.

PARTICIPANTES / MATERIALES, CONTEXTO Y MÉTODOS

Los voluntarios fueron 81 hombres en principio sanos, 61 de ellos con normozoospermia y 20 con oligozoospermia idiopática. La longitud de los telómeros de leucocitos y de espermatozoides se midió por PCR en tiempo real. Se analizaron los datos para determinar las relaciones entre LTL, STL, el recuento de espermatozoides y la edad de los padres en el momento de la concepción.

PRINCIPALES RESULTADOS Y EL PAPEL DEL AZAR

La longitud de los telómeros de espermatozoides y de leucocitos se correlacionó fuertemente, siendo la STL significativamente más larga. Se encontró una correlación positiva significativa entre STL y el número total de espermatozoides. STL fue significativamente menor en oligozoospérmicos que en los hombres normozoospérmicos. Por último, se encontró una relación positiva significativa entre la edad materna y las longitudes de los telómeros leucocitarios y espermáticos y una relación positiva significativa entre la edad paterna y STL en la descendencia. Las contribuciones relativas de las edades de las madres y los padres a la longitud de los telómeros de sus descendientes no se pudieron determinar debido a la alta correlación entre las edades paterna y materna.

LIMITACIONES Y PRECAUCIONES

Aunque coherente con resultados anteriores, éste es el primer estudio sobre la longitud de los telómeros en hombres oligo y normozoospérmicos e incluyó un número relativamente bajo de sujetos. Nuestro estudio también se restringió a hombres jóvenes (18-19 años de edad), por lo que estudios futuros deben determinar si nuestros resultados pueden generalizarse a varones en edades que se encuentran habitualmente en los centros de fertilidad. Investigaciones futuras también deben tratar de determinar el posible efecto del tiempo de abstinencia y frecuencia de la eyaculación con STL.

IMPLICACIONES MÁS ALLÁ DE LOS RESULTADOS

Nuestro estudio arroja nueva luz sobre la asociación entre la STL y el recuento de espermatozoides y la herencia de la longitud de los telómeros (en los leucocitos y espermatozoides) en relación con la edad de los padres en el momento de la concepción. Se necesitan estudios adicionales para confirmar estas observaciones, para aclarar si la asociación entre una STL más corta y el daño de la espermatogénesis representa un vínculo fisiopatológico, y para determinar el efecto sobre la longitud del telómero en la descendencia de parejas, de edad avanzada o en las que el hombre es oligozoospérmico, sometidas a técnicas de reproducción asistida.

COMENTARIO EDITORIAL

La longitud de los telómeros es un tema de gran actualidad por lo que respecta a la medicina del envejecimiento y la influencia que puede tener sobre diversas enfermedades sobre todo el cáncer.  Los telómeros son secuencias de ADN repetidas que protegen los extremos de los cromosomas y ayudan a mantenerlos estables durante el proceso de replicación, por lo que, a medida que se hacen más cortos y conforme su integridad estructural se debilita, las células envejecen y mueren más rápido. Son los biomarcadores más sensibles del proceso de envejecimiento. En este artículo nos abre la posibilidad a investigar su utilidad en el campo de la reproducción asistida.

PMID: 24166593

J Clin Endocrinol Metab. 2014; 99(1):E9-E18

Yeap BB, Alfonso H, Chubb SA, Handelsman DJ, Hankey GJ, Almeida OP, Golledge J, Norman PE, Flicker L

ABSTRACT

CONTEXTO

Las concentraciones de testosterona (T) disminuyen con la edad y unos niveles bajos de T se han asociado con un aumento de la mortalidad en varones de edad avanzada. Sin embargo, la relación de sus metabolitos, la dihidrotestosterona (DHT) y el estradiol (E2), con la mortalidad está poco definida.

OBJETIVO

Evaluar la asociación de las concentraciones de T, DHT y E2 con la mortalidad global y la mortalidad por cardiopatía isquémica (CI) en varones de edad avanzada. Participantes: Varones de 70 a 89 años residentes en Perth, Australia Occidental. Criterios de valoración principales: Se determinaron las concentraciones plasmáticas de T total, DHT y E2 mediante cromatografía de líquidos acoplada a espectrometría de masas en muestras obtenidas a primera hora de la mañana de 3.690 varones entre 2001 y 2004. Las muertes hasta diciembre de 2010 se averiguaron mediante datos vinculados.

RESULTADOS

Se produjeron 974 muertes (26,4%), incluidas 325 por CI. Los pacientes fallecidos presentaban valores basales menores de T (12,8 ± 5,1 frente a 13,2 ± 4,8 nmol/l [media ± DE], P = 0,013), de DHT (1,4 ± 0,7 frente a 1,5 ± 0,7 nmol/l, P = 0,002) y de E2 (71,6 ± 29,3 frente a 74,0 ± 29,0 pmol/l, P = 0,022). Después de tener en cuenta otros factores de riesgo, la T y la DHT se asociaron con la mortalidad global (T: cuartil [Q] C2:C1, razón de riesgos instantáneos [RRI] ajustada = 0,82, P = 0,033; C3:C1, RRI = 0,78, P = 0,010; C4:C1, RRI = 0,86, P > 0,05; DHT: C3:C1, RRI = 0,76, P = 0,003; C4:C1, RRI = 0,84, P > 0,05. Una DHT elevada se asoció a una mortalidad menor por CI (C3:C1, RRI = 0,58, P = 0,002; C4:C1, RRI = 0,69, P = 0,026). El E2 no se asoció ni con la mortalidad global ni con la mortalidad por CI.

CONCLUSIONES

Unas concentraciones óptimas de andrógenos constituyen un biomarcador de  supervivencia dado que los varones de edad avanzada con concentraciones intermedias de T y DHT presentaron las tasas de mortalidad global más bajas, fuera cual fuera la causa, mientras que los pacientes con una DHT más elevada presentaron una mortalidad menor por CI. Se necesitan más investigaciones sobre la base biológica de estas asociaciones, que incluyan estudios aleatorizados de terapia sustitutiva con T.

PMID: 24257908

N Engl J Med 2013 12; 369 (11): 1011 – 1022

Joel S. Finkelstein, M.D., Hang Lee, Ph.D., Sherri -Ann M. Burnett-Bowie, M.D., M.P.H, J. Carl Pallais, M.D., M.P.H., Elaine W. Yu, M.D., Lawrence F. Borges, M.D., Brent F. Jones, M.D., Christopher V. Barry, M.P.H., Kendra E. Wulczyn, B.A., Bijoy J. Thomas, M.D., y Benjamin Z. Leder, M.D.

Unidad de Endocrinología, Massachusetts General Hospital, Boston, EE UU

ABSTRACT

ANTECEDENTES

Los enfoques actuales para el diagnóstico de la deficiencia de testosterona no consideran las consecuencias fisiológicas de los distintos niveles de testosterona o si las deficiencias de testosterona, estradiol, o ambos se traducen en manifestaciones clínicas.

MÉTODOS

Tratamos a 198 hombres sanos de 20 a 50 años de edad con acetato de goserelina (para suprimir la testosterona endógena y el estradiol) y se asignaron al azar para recibir un gel de placebo o un gel de testosterona de 1,25 g, 2,5 g, 5 g, o 10 g al día durante 16 semanas. Otros 202 hombres sanos recibieron acetato de goserelina, gel de placebo o gel de testosterona, y anastrozol (para suprimir la conversión de testosterona a estradiol). Las variables principales fueron los cambios en el porcentaje de grasa corporal y de la masa magra. También se evaluaron las áreas de grasa subcutánea e intraabdominal, el área muscular y la fuerza en muslos, y la función sexual.

RESULTADOS

El porcentaje de grasa corporal aumentó en los grupos que recibieron placebo o 1,25 g o 2,5 g de testosterona al día sin anastrozol (nivel de testosterona media, 44 ± 13 ng por decilitro, 191 ± 78 ng por decilitro, y 337 ± 173 ng por decilitro, respectivamente). La masa magra y el área muscular de los muslos disminuyeron en los hombres tratados con placebo y en los que recibieron 1,25 g de testosterona al día sin anastrozol. La fuerza de presión de las piernas cayó sólo con la administración de placebo. En general, el deseo sexual se redujo a medida disminuyó la dosis de testosterona.

CONCLUSIONES

La cantidad de testosterona necesaria para mantener la masa magra, la masa grasa, la fuerza y la función sexual varía ampliamente en los hombres. La deficiencia de andrógenos se asoció con una disminución de la masa magra, la masa muscular y la fuerza; la deficiencia de estrógenos fue responsable principalmente de los aumentos de la grasa corporal, y ambos contribuyeron a la disminución de la función sexual. Nuestros hallazgos apoyan un cambio en el enfoque de la evaluación y el manejo del hipogonadismo en hombres. (Financiado por los Institutos Nacionales de Salud y los demás; número ClinicalTrials.gov NCT00114114)

COMENTARIO EDITORIAL

Pese a que sigue el debate abierto, el déficit de testosterona parece provocar una alteración en la composición corporal. Este estudio prospectivo y aleatorizado es muy interesante puesto que lo pone de manifiesto.

PMID: 24024838