Saltar al contenido

Efectos de la suplementación con testosterona durante 3 años en el rendimiento muscular y la función física en los hombres mayores

J Clin Endocrinol Metab 102 (2), 583-593, 2017

Thomas W. Storer, PhD, Shehzad Basaria, MD, Tinna Traustadottir, PhD, S Mitchell Harman, MD, PhD, Karol Pencina, PhD, Zhuoying Li, MSc, Thomas G. Travison, PhD, Renee Miciek, MS, Panayiotis Tsitouras , MD, Kathleen Hally, Grace Huang, MD, Shalender Bhasin, MD

Basaria et al publicaron un artículo en el New England Journal of Medicine 2010 titulado “Adverse events associated with testosterone administration” generando un gran impacto mediático negativo. Trataron a un grupo de ancianos frágiles con movilidad reducida pero terminaron de forma prematura el estudio al observar una mayor incidencia de eventos cardiovasculares. Muchos han criticado la metodología del mismo pues la mayor parte de los eventos cardiovasculares fueron leves y las dosis administradas eran suprafisiológicas, por lo que no se puede extrapolar al tratamiento convencional en pacientes con hipogonadismo.

En la misma línea de investigación se presenta este estudio a 3 años que pretende determinar los efectos de la testosterona en ancianos sobre la fuerza muscular, la fatigabilidad y su función física.

Se trata de un estudio doble ciego, controlado con placebo y randomizado en hombres sanos de >60 años con testosterona total de 100-400 ng/dL o testosterona libre de 50pg/mL. Se randomizaron a tratamiento con 7.5g de testosterona 1% vs placebo, y se analizan los efectos de la misma en 3 años de seguimiento.

En el grupo tratamiento se objetivan mejorías en masa muscular (medida por DEXA), potencia muscular, fatigabilidad y tolerancia al ejercicio (medidas con pruebas de esfuerzo específicas) respecto placebo. A pesar de ello, dada la magnitud de la diferencia, aunque estadísticamente significativa, se desconoce si su efecto clínico es relevante. También hay que destacar que el grupo de pacientes tratados son voluntarios sanos, no frágiles y no existen pacientes con valores de testosterona <100ng/dL, por lo que también desconocemos su efecto en un escenario de mayor morbilidad e hipogonadismo.

Existen múltiples estudios en marcha para valorar el efecto terapéutico de la testosterona en el campo de la geriatría. Más allá de su efecto terapéutico sobre la función sexual, la testosterona posee también efectos anabólicos sobre el hueso y el músculo, con lo que parece razonable su uso en este campo de la medicina. Deberemos estar atentos a los resultados de los mismos para valorar esta opción terapéutica.

Josep Torremadé Barreda

Urólogo

Médico Adjunto. Hospital Universitari de Bellvitge

Director Instituto de Andrología y Sexualidad Masculina. Hospital Universitari Sagrat Cor