Saltar al contenido

Progresión de la infección del Virus del Papiloma Humano genital a lesiones genitales externas: El estudio HIM

Eur Urol. 2016 Ene; 69 (1): 166-73.

Sudenga SL1, Ingles DJ1, Pierce Campbell CM1, Lin HY1, Fulp WJ1, Messina JL1, Stoler MH2, Abrahamsen M1, Villa LL3, Lazcano-Ponce E4, Giuliano AR5.

Información del autor

1Moffitt Cancer Center & Research Institute, Tampa, FL, EE.UU..

2 Universidad del Sistema de Salud de Virginia, Charlottesville, VA, EE.UU..

3 Escuela de Medicina de la Universidad de San Pablo y Santa Casa de São Paulo, Sao Paulo, Brasil.

4Instituto Nacional de Salud Pública, Cuernavaca, México.

5Moffitt Cancer Center & Research Institute, Tampa, FL, EE.UU.. Dirección electrónica: Anna.Giuliano@Moffitt.org.

Resumen

FONDO:

El virus del papiloma humano (VPH) causa dos tipos de lesiones genitales externas (LGEs) en los hombres: las verrugas genitales (condilomas) y la neoplasia intraepitelial del pene (NIP).

OBJETIVO:

El propósito de este estudio fue describir la progresión del VPH genital a LGEs relacionadas con el VPH con confirmación histopatológica.

DISEÑO, LUGAR Y PARTICIPANTES:

Se llevó a cabo un análisis prospectivo entre 3033 hombres dentro del estudio “HPV Infection in Men (HIM)”. En cada visita, se biopsiaron LGEs visualmente distintas; las muestras de biopsia se sometieron a evaluación patológica y se categorizaron por diagnósticos patológicos. Se utilizaron toma de muestras con hisopos genitales y biopsias para identificar los tipos de VPH utilizando el método de genotipificación de array lineal para los hisopos y el INNO-LiPA para las muestras de biopsia.

MEDICIONES DE LOS RESULTADOS Y ANÁLISIS ESTADÍSTICO:

Se determinó la incidencia de LGEs entre 1788 hombres VPH-positivo, y las tasas de incidencia acumulada a los 6, 12, y 24 meses. La proporción de las infecciones por VPH que progresaron a LGE también se calculó, junto con la mediana del tiempo para su desarrollo.

RESULTADOS Y LIMITACIONES:

Entre 1788 hombres VPH-positivo, 92 desarrollaron una LGE durante el seguimiento (9 NIP  y 86 condiloma). Durante los primeros 12 meses de seguimiento, el 16% de los hombres con una infección genital por VPH 6 desarrolló un condiloma VPH 6-positivo, y el 22% de las infecciones por VPH genital 11 progresó a un condiloma VPH 11 positivo. Durante los primeros 12 meses de seguimiento, el 0,5% de los hombres con una infección genital por VPH 16 desarrolló una NIP VPH 16 positivo. Aunque esperábamos que la NIP sería un evento raro, el tamaño de la muestra para la NIP (n = 10) limita los tipos de análisis que pueden realizarse.

CONCLUSIONES:

La mayoría de las LGEs se desarrollan a partir de la infección con el VPH 6, 11, o 16, todos ellos podrían prevenirse con la vacuna tetravalente contra el VPH.

RESUMEN DEL PACIENTE:

En este estudio, nos fijamos en las infecciones genitales por el virus del papiloma humano (VPH) que pueden causar lesiones en los hombres. Los VPH que hemos detectado en las lesiones podrían prevenirse mediante una vacuna.

PALABRAS CLAVE:

condiloma; lesión genital externa; estudio HIM; VPH; Virus del papiloma humano; NIP

PMID: 26051441

Comentario editorial: La infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH) es muy común en la población sexualmente activa; es responsable de enfermedades como el cáncer de cuello de útero, verrugas genitales y otros tipos de cáncer como el anal, pene, boca o garganta. En términos de vacunación de VPH no hay hoy día un protocolo homogéneo a nivel europeo, existiendo grandes diferencias entre países. En España, por ejemplo, está establecida la vacunación sistemática de niñas, pero no se contempla en niños. En países como Suiza sí incluye la vacunación del VPH para ambos sexos. En este interesante análisis prospectivo los autores determinaron la incidencia de lesiones genitales externas (incluyendo la neoplasia intraepitelial de pene) en casi 1800 hombres VPH-positivo durante un seguimiento de 24 meses. Constataron que la mayoría de las lesiones se desarrollaron a partir de la infección con el VPH 6, 11, o 16, y destacan que todos ellos podrían prevenirse con la vacuna tetravalente existente. A la vista de trabajos como este son muchas las voces que reclaman la necesidad de poner en práctica una estrategia coordinada para la prevención de este virus.

José María Lozano-Blasco

Urólogo. FECSM

Adjunto de las Unidades de Andrología y Neuro-urología

UGC de Urología-Nefrología

HHUU Virgen del Rocío. Sevilla

jmlozanoblasco@gmail.com